Deportes

Inter, de perdedor a aspirante al título en la Champions

La transformación del Inter de perdedor en la Liga de Campeones a serio aspirante al título puede remontarse al día en que el DT José Mourinho llegó a la ciudad hace menos de dos años.

La transformación del Inter de Milán de perdedor en la Liga de Campeones del fútbol europeo a serio aspirante al título puede remontarse al día en que el entrenador José Mourinho llegó a la ciudad hace menos de dos años.

El camino ha tenido muchos altibajos, pero el vibrante triunfo por 3-1 el martes ante el actual campeón, el Barcelona, en el partido de ida por las semifinales del torneo, hizo soñar a los aficionados, que presenciaron una de las noches más vibrantes en el estadio de San Siro.

Las gradas literalmente temblaron cuando los 75.000 aficionados saltaron de sus asientos tras los goles de Wesley Sneijder, Maicon y Diego Milito, que dieron al Inter ventaja en la eliminatoria a la espera del partido de vuelta del próximo miércoles en el Camp Nou.

El Mejor Jugador del Mundo de este año, el argentino Lionel Messi, que venía de anotar cuatro goles en la última ronda contra el Arsenal, quedó prácticamente anulado por el acoso constante de su compatriota Javier Zanetti.

"Hicimos una buena labor defensiva sobre Lionel Messi y Zlatan Ibrahimovic y creamos muchas oportunidades", dijo a periodistas el argentino Milito, que participó también en los dos primeros goles.

"¿Mi gol? Prefiero hablar de mis pases. Es genial propiciar goles para mis compañeros de equipo", añadió.

El trabajo y la persistencia de Milito por perseguir causas perdidas se suman a los atributos que Mourinho ha introducido gradualmente en sus jugadores durante una racha de seis victorias europeas consecutivas, incluidas dos ante el Chelsea.

MAESTRO EN EUROPA

El Inter logró varios títulos en la Serie A con el entrenador Roberto Mancini, pero tuvo poco éxito en lo que se refiere a la principal competición europea, donde ganaron por última vez dos títulos consecutivos en 1964-65, antes de su última aparición en una final en 1972.

Mourinho demostró ser un maestro en Europa al ganar el trofeo con un flojo Porto en el 2004 y casi llegó a lograrlo de nuevo cuando entrenaba al Chelsea, lo que sin duda ha incrementado sus deseos de hacerse con el título con el Inter de Milán.

La temporada pasada el equipo progresó en Europa, pero finalmente tuvo que conformarse con su cuarto título en Italia. Este año la Liga de Campeones ha pasado al primer plano dado que el equipo va por detrás de la Roma en la pugna por el título.

Prácticamente todos los aficionados del Inter, cuyo último éxito en Europa fue en la Copa de la UEFA en la década de 1990, cambiarían un quinto "scudetto" por un puesto en la final del mes que viene en Madrid, por no decir una victoria en el torneo.

Pero saben que enfrente tendrán un equipo tan habilidoso y dotado de recursos como el Barcelona, y que la eliminatoria no está decidida aún.

"Intentamos neutralizar su juego y lo logramos, pero ahora tendremos que hacer lo mismo en Barcelona", añadió el delantero Milito.

Miles de aficionados del Barcelona pueden estar preguntándose por qué viajaron a Italia, en medio de las dificultades por el caos en el tráfico aéreo, para ver perder a su equipo por dos goles de diferencia, algo que sucede por primera vez bajo la batuta de Pep Guardiola.

Sin embargo, Guardiola confía en el partido del miércoles, dado que el Barça ya derrotó por 2-0 al Inter en casa en la fase de grupos el pasado noviembre.

"Noventa minutos es mucho tiempo. El estadio estará lleno. Por supuesto que podemos remontar", dijo el entrenador.
En Imágenes