Deportes

El Villarreal se aprovechó del Atlético Madrid

El Submarino Amarillo ganó 2 a 1 gracias a los goles de Godín y Rossi en una mala primera parte del Atlético, que recortó distancias con un tanto del argentino Sergio Kun Agüero.

El Atlético llegó al estadio El Madrigal con posibilidades casi nulas de alcanzar competición europea vía Liga y con la cabeza puesta ya en el partido del Liverpool. Aún así, el conjunto colchonero era consciente de que su rival es un serio candidato a dejar sin Champions al Sevilla, su oponente en la final de Copa del Rey.

Esa es la razón por la que a los rojiblancos les vendría muy bien robar algún punto a los amarillos que, tras un mal comienzo de temporada, se encontraban a dos puntos de la Europa League y a seis de la Liga de Campeones.

Recuperar a Agüero, que acumulaba seis partidos sin marcar, se antojaba complicado en un estadio en el que el Atlético sólo había ganado en una de sus ocho visitas y en el que Garrido cuenta sus partidos por victorias. Forlán fue suplente y Jurado formó pareja en ataque con Kun.

Ante el tridente formado por Rossi, Nilmar y Llorente, poco tendría que hacer De Gea si su defensa no mostraba mejoría. Gonzalo, Senna y Raúl García se perdieron el partido por lesión.
Locales y visitantes probaron suerte en los primeros cinco minutos partidos con sendos disparos de Capdevila y Reyes que no encontraron las redes de la portería rival.

El Villarreal salió al césped muy motivado e imprimiendo al partido un ritmo muy fuerte, mientras que el Atlético intentaba capear el temporal como podía.

El equipo de Garrido gozaba de posesiones de balón más largas que las de su rival, pero era el conjunto colchonero el que gozó a los diez minutos de partido de una ocasión inmejorable en los pies de Agüero, que falló un mano a mano ante Diego López tras un fantástico pase de Reyes.

Con el paso de los minutos la balanza de fuerzas se igualó y el partido se convirtió en un choque de ida y vuelta, aunque ambos equipos no lograban finalizar sus jugadas de ataque. Así, el juego se concentró en un centro del campo en el que Villarreal y Atlético se metieron en un atasco del que les costó salir.

Tuvo que llegar el primer gol del partido para acabar con la lucha que mantenían locales y visitantes en la medular del terreno de juego. En el ecuador de la primera mitad, un saque de esquina puesto en juego por Ibagaza sirvió al uruguayo Godín para anticiparse a toda la defensa rojiblanca y marcar junto al palo izquierdo de De Gea.

La desventaja del Atlético en el marcador no varió en nada el juego del equipo madrileño, que continuó sin tener la posesión del balón y se limitó a probar suerte con disparos lejanos y desviados. Quique reaccionó e introdujo el primer cambio antes de la media hora de juego al retirar a Domínguez para dar entrada a Valera buscando quizás mayor profundidad ofensiva de su equipo.

El primer tiempo fue paradójico, a pesar de que el Villarreal dominó y tuvo la posesión, fue el Atlético el que tuvo más ocasiones de gol o el que, por lo menos, disparó más a puerta.

En el fútbol lo que premia es la efictividad, o lo que es lo mismo, el gol. Las llegadas a puerta y los disparos del Atlético no sirvieron para nada, más aún cuando a un minuto para la llegada del descanso Rossi ponía más tierra de por medio entre castellonenses y madrileños con el segundo gol del partido.

La jugada del segundo tanto no tuvo ningún desperdició, pero no por la estética, sino por lo rocambolesca y por la actitud de la defensa atlética. La zaga rojiblanca se quedó paralizada tras un caída de Cani en el área esperando la decisión de Mejuto González mientras Rossi ampliaba la diferencia a favor de los suyos. Camino a los vestuarios resultaba complicado pensar en una remontada colchonera, salvo reacción milagrosa del conjunto dirigido por Quique.

Tras el descanso, fue el Atlético de Madrid el que salió más enchufado que el su rival. El conjunto de Quique dio muestras de peligro en el primer tramo del segundo acto y llegó a gozar de dos ocasiones muy claras para lograr el empate.

El remate con el pecho de Antonio López y el disparo de Reyes desde dentro del área se encontraron con un muro llamado Diego López. Pocos minutos después el meta local no pudo hacer nada para evitar que el rival acortara distancias por medio de Agüero.

Un buen pase al hueco de Reyes habilitó al argentino que, tras deshacerse de Musacchio con un control perfecto, mandó un derechazo cruzado al palo derecho del Villarreal. Con 25 minutos por delante y tratándose del Atlético, todo podía pasar.

En los minutos posteriores al gol, el Atlético gozó de oportunidades para lograr el empate y eso sirvió para que Quique pusiera en liza toda la pólvora que tenía en su banquillo con la intención de pescar algún punto en El Madrigal, Tiago dejó su sitio a Forlán.

En el tramo final del partido se pudo ver a un Atlético más peleón y que superó en todos los aspectos del juego a su rival. Mientras que los de Quique se veían capaces de empatar el partido e incluso lograr la remontada, el Villarreal se asustó y replegó sus líneas para asegurar el resultado. Aún así, los de Garrido no renunciaron hasta el último momento a marcar el gol de la sentencia con algunas llegadas que carecieron de peligro.

El marcador no cambió y el Villarreal duerme en posiciones de Europa League a la espera de lo que hagan en sus partidos Athletic y Getafe ante el Zaragoza y el Tenerife. Garrido fue expulsado por protestar los minutos de descuento. El Atlético se despide definitivamente de lograr posición europea vía Liga y se aferra a la final de Copa del Rey para ello mientras ya piensa en el Liverpool.
Opiniones (0)
11 de Diciembre de 2016|05:27
1
ERROR
11 de Diciembre de 2016|05:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic