Deportes

El alerón de McLaren hace magia en Shanghai

McLaren dominó las dos sesiones libres del Gran Premio de Shanghai, disputadas sin lluvia y con algo de calor. El famoso 'conducto F', tan avanzado, dio una mano considerable a Lewis Hamilton, primero y Jenson Button, tercero, sobre todo en la larga recta de Shanghai, de 1.2 kilómetros.

En tanto, siguen los problemas en Ferrari. Es el propulsor más inestable. Seis vueltas, ninguna cronometrada. Eso fue lo que le duró el motor a Fernando Alonso en los primeros libres del Gran Premio de China, un propulsor que también debía usarse para lo mismo en España y Monaco.

"Estamos tranquilos, no pasa nada, sólo espero que no se rompa otro porque tendríamos apuros, cruzamos los dedos", decía este jueves el español. No surtió efecto. Ahora entramos una nueva fase, un cambio de ritmo, otro más en pleno plan B activado ya antes de la carrera tras haber estrenado ya tres de los ocho permitidos en el año.

"Hemos hecho un plan de cómo usar los motores y es parecido, lo único es que vamos a forzar un poco más es en los viernes, porque tendrán que durar más y algunos llegarán un poco más viejos y usados al final de la temporada. Para los motores de sábado y domingo seguimos con el plan original". Sin embargo, es posible que Alonso tenga que montar ya el motor con el que ganó en Bahréin, tanto para los libres como para la carrera del domingo. O eso, o estrenar un cuarto motor en cuatro carreras, una media nada positiva.

Tres motores en tres carreras

Tanto Alonso como Massa han inaugurado tres motores cada uno. En el caso del español el que explotó en Malasia ya no se puede usar, otro sólo le queda para pruebas de viernes y el tercero, que es el que se ha averiado en el primer libre, y por último le quedaba vivo el que ganó en Bahréin y el único valido para las carreras, que es el que repite en este Gran Premio de China. Si algún piloto estrena un noveno propulsor en el Mundial, pierde 10 posiciones en parrilla de esa carrera. Y siempre que lo haga de nuevo.

A Fernando, por ahora le salen las cuentas, ya que en condiciones idóneas de uso, un motor puede aguantar 2.500 kilómetros a pleno rendimiento, tal y como se simuló en pretemporada: "teniendo en cuenta que los sábados podemos hacer unos 200 kilómetros y en carrera unos 300, en total 500 por gran premio, pues podrían hacer cinco carreras con el mismo propulsor". Tras esta avería, habrá que saber cómo recompone el equipo la situación.

No fue el único que se llevó un susto en una jornada dominada por los McLaren, con Jenson Button a la cabeza. Sebastian Buemi protagonizó la imagen de la jornada al sufrir un espectacular accidente con su Toro Rosso después de que se partiera el buje de las dos ruedas delanteras en plena frenada de la gran recta del circuito, de 1.2 kilómetros.

Las suspensiones se partieron, ambos neumáticos salieron volando y el suizo impactó contra las protecciones sin sufrir ninguna lesión, pero con gesto de no saber qué había ocurrido. Lo mismo que Alguersuari, que miraba y preguntaba con cara de preocupación a su equipo.

Opiniones (1)
10 de Diciembre de 2016|16:56
2
ERROR
10 de Diciembre de 2016|16:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ¿Las flechas de plata no son los Mercedes?.
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic