Una tarde de shopping compulsivo

Una nueva boutique abrió sus puertas en pleno microcentro. Se trata de “Kazandra”, un espacio que promete estar a la vanguardia en cuanto a los últimos gritos de la moda. Clientas y amigas participaron de un divertido cóctel y aceptaron la invitación a recorrer cada uno de los espacios del lugar.

En la calle Rivadavia, a pocos metros de llegar a 9 de Julio se encuentra este local, que presenta innovadoras propuestas en materia de moda e indumentaria femenina. Ropa para cóctel, fiestas o simplemente para llenar de glamour el placard es la propuesta de este original espacio. 

Mireya Salas posa en uno de los rincones
de la boutique.
Anfitriona entusiasmada. Mireya Salas, la simpática responsable de Kazandra recibió a clientas y amigas con alegría y mucho profesionalismo. “Mi intención no es simplemente vender. Me gusta ofrecer un asesoramiento súper personalizado: que la clienta que llega por primera vez note la diferencia y perdure en el tiempo porque nota que luego de una compra puede cambiarla, hacerla arreglar, transformarla a su gusto”, nos dice.

“Yo ya tengo una tienda en calle Arístides Villanueva y me he dado cuenta que si se cuidan determinados aspectos se logra una relación muy especial con las clientas. Eso me ha permitido trabajar con mujeres de todas las edades: A Kazandra llegan madre e hija, y ambas encuentran prendas interesantes y atractivas”, señala Mireya.     

Un espacio a puro diseño. Fernando Blanco, uno de los arquitectos que tuvieron a cargo la ambientación y puesta a punto del lugar explica a MDZ que “la idea fue provocar un impacto, por eso la preeminencia del color rojo. Queríamos que se notara algo distinto en esta cuadra del centro de nuestra ciudad. En cuanto al interior, quisimos generar espacios íntimos, cómodos, para que la mujer se sienta a gusto y recorra las prendas con tranquilidad”.

“La necesidad de amplitud y mucho espacio para moverse, consultar y probarse también se tuvo en cuenta, por eso la decisión de colocar espejos por todos lados, para que puedan mirarse estén donde estén”, comentó.

Susana, Oriana, Claudia, Xime, Mireya, Oriana, Betty, Alba y Sol pasaron una tarde de la mano de las últimas tendencias de la moda.

Furor por las compras. Sabido es que pocas son las mujeres que no disfrutan de hacer shopping. Las invitadas, justamente, demostraron esta característica femenina revolviendo cada perchero y llenando el lugar de exclamaciones de placer. En el raid de compras no quedó lugarcito por examinar, y además se pidieron opiniones y se dieron consejos unas a otras. “Es terrible, porque todas las prendas son divinas. ¡Me quiero comprar todo!”, dijo una de ellas. 

En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial