Entretelones del paso de Gustavo Cerati por Mendoza

Los fans mendocinos del cantante se volcaron masivamente al Auditorio Ángel Bustelo para ser parte de una cita con el rock más glamoroso de la Argentina.

El recital de Gustavo Cerati en el Auditorio Angel Bustelo, que se extendió por casi dos horas y media, formó parte de la gira que arrancó el año pasado en México, y que tiene por objeto presentar su quinto disco como solista: “Fuerza Natural”.

A la entrada, degustación. Los más tempraneros tuvieron la posibilidad de degustar, antes de ingresar al sector de butacas, una copa de espumante o de Malbec, cortesía de una reconocida bodega mendocina.

Los VIP, de parabienes. La productora Five, responsable del desembarco del integrante de Soda Stereo en Mendoza, recibió a los espectadores del sector platinum con un regalo que los sorprendió: una remera del tour “Fuerza Natural”. Además, el Casino de Mendoza les entregó a todos un voucher con fichas por un valor de $10.

Apurados. Valeria Lanzilotta, Emir Andraos, Dan Andraos y Fernanda Lanatti, a segundos del comienzo del recital.

Una banda de lujo. Todos los músicos fueron aplaudidos a rabiar, pero dos de ellos se llevaron los cumplidos más enérgicos del público. El primero fue Richard Coleman, considerado uno de los mejores guitarristas argentinos desde la década del 80 –líder de la banda “Los 7 Delfines”-.

Pero también Anita Álvarez de Toledo, la corista “hot” que envolvió a todos con su magnetismo, voz fascinante y bailes cargados de sensualidad, se destacó y recibió el calor popular al final del show (sobre todo por los varones presentes en la sala).

Los fans, una categoría diversa. Entre el público pudo apreciarse a los grupos más heterogéneos: padres con sus hijos adolescentes, ambos confesos admiradores del vocalista -José Luis Lanzarini, el presidente del Fondo Vitivinícola fue un fiel ejemplo de ello-; grupos de chicas al estilo groupies que se sabían, sílaba tras sílaba, las letras de todos los temas; parejitas y seguidores del cantante desde las primeras épocas de Soda Stereo. 

Un tipo afable. Contrariamente a la fama que el cantante ostenta –frío, distante y “cheto”-, en Mendoza, Gustavo tuvo un encantador feedback con el público respondiendo algunos piropos o mensajes, haciendo comentarios entre canción y canción y mostrándose feliz porque “siempre es un placer venir a esta provincia y más cuando sabés que te quedás dos o tres días más”.

En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho