Deportes

Woods vuelve a la disputa y a los insultos en el Masters

Volvieron los puños levantados al aire y con ellos los insultos que el Nº1 del mundo había prometido evitar, mientras el golfista mostraba el sábado las dos caras de su juego y su personalidad en una complicada tercera ronda del Masters de Estados Unidos.

Volvieron los puños levantados al aire y con ellos los insultos que Tiger Woods había prometido evitar, mientras el golfista mostraba el sábado las dos caras de su juego y su personalidad en una complicada tercera ronda del Masters de Estados Unidos.

Los aficionados vieron lo malo y lo bueno de Woods, en una exhibición propia de Jekyll y Hyde, quien por segunda vez entregó una tarjeta con 70 golpes, dos bajo el par, para quedar a cuatro tiros de distancia del líder del torneo, el británico Lee Westwood, antes de la ronda final del domingo.

Disputando su primer torneo desde que reconoció una serie de amoríos extramaritales que lo llevaron a esconderse durante casi cinco meses, Woods había mostrado su mejor comportamiento desde que llegó a Augusta mientras lanzaba una ofensiva para reconquistar a los aficionados y patrocinadores.

Woods había prometido durante una entrevista el lunes que daría a los aficionados y al juego un mayor respeto y que intentaría calmar su ira y controlar sus ocasionales exabruptos verbales.

Pero el estadounidense de 34 años sufrió una recaída al comienzo de su tercera ronda, dejando escapar una serie de insultos luego de que su tiro desde el tee en el hoyo seis no fue hacia donde él quería.

Cuando se le preguntó sobre su arrebato, Woods dijo a periodistas que no se dio cuenta de que había dicho alguna grosería -las que fueron grabadas por la televisión- antes de ofrecer una disculpa poco sincera.

"¿Lo hice?", preguntó Woods con una cara inexpresiva. "Si lo hice, lo siento", agregó.

Woods ciertamente debió luchar para conservar su filosofía más equilibrada, la que dijo que intentaría adoptar mientras reconstruye su carrera, enfrentando una tercera ronda que incluyó siete birdies y cinco bogeys.

El cuatro veces campeón de un masters era todo sonrisas al comienzo de su ronda, gracias a dos tremendos birdies que consiguió con el putt en los hoyos uno y tres, los que fueron seguidos por dos de sus reconocidos puños al aire.

Pero cuando su tercera ronda comenzó a agriarse con un lanzamiento desde el tee desviado en el hoyo seis de par tres, Woods lanzó un torrente de improperios.

Woods luchó por recuperar su compostura y su ritmo al quedar a siete golpes del líder antes de lograr tres birdies consecutivos desde el hoyo 13.

El 14 veces ganador de un torneo major consiguió otro birdie para cerrar su ronda antes de abandonar el agujero 18 elogiado por el público y con una enorme sonrisa en su cara.

Woods admitió posteriormente que tuvo problemas para mantener la compostura, especialmente con "tres tiros con el putt en uno que otro hoyo".

"El tener el apoyo allí es fantástico (...) sólo quería volver a la disputa y lo logré (...) Luego de tener problemas y luchar sólo para regresar al juego, los muchachos se me estaban escapando. En un momento estuve a siete golpes", dijo Woods.

"Así que de alguna manera remonté poco a poco allí hasta quedar sólo a cuatro golpes ahora. Estoy en buena forma, una buena serie mañana, nunca se sabe", agregó.
Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|22:25
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|22:25
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic