Deportes

La UAR ante una definición crucial

Los deportistas podrían ser divididos entre profesionales y amateurs, por lo que los integrantes de Los Pampas, que ahora juegan en la Vodacom Cup de Sudáfrica, se quedarían todo el año sin actividad. Otra opción es aplazar la resolución hasta 2012.

El rugby argentino vive en un ambiente crispado. La posibilidad de que Los Pumas entren al Cuatro Naciones en 2012 generó una profunda serie de cambios que empujó al deporte hacia el profesionalismo. Pero no será fácil: ningún club quiere que el amateurismo doméstico desaparezca, por lo que el camino hacia un seleccionado competitivo todavía debe esquivar obstáculos. “No queremos ser cautivos de una situación que no generaron ni el interior, ni Buenos Aires ni la UAR. Buscamos una transición para que nadie se perjudique”, reconoció Néstor Galán, presidente de la URBA.

Tras el tercer puesto en Francia 2007, Los Pumas merecían un lugar más destacado y la International Board delineó el camino que la UAR debía seguir para jugar todos los años contra Nueva Zelanda, Sudáfrica y Australia.

Primero se creó el Plan de Alto Rendimiento (Pladar), luego se armó un equipo con jugadores locales (amateurs) que fueran un recambio de Los Pumas, y más tarde llegó una invitación para jugar en Sudáfrica la Vodacom Cup con un combinado local, Los Pampas. Pero en la Unión de Buenos Aires (URBA) –a diferencia de las uniones del interior, conformes con lo decidido– avisaron que los jugadores del Pladar (quienes cobran por integrar el plan) no iban a poder jugar en sus clubes, ya que los estamentos de la URBA no permiten el profesionalismo. Y el debate, a un mes del inicio del Top 14, es qué hacer con esos deportistas que ahora podrían quedarse todo el año sin jugar en sus clubes.

“Hay una comisión negociadora formada por 14 clubes con distintas posiciones, que se expedirá el lunes. Estamos esperando sus recomendaciones”, explicó Galán a Crítica de la Argentina. Y agregó: “Una opción es mantener lo que se decidió en mayo, que no jueguen los rentados, y dividir el profesionalismo del amateurismo; la otra es una transición, y aplazar hasta 2011 el impedimento de los jugadores del Pladar. Buscamos una postura intermedia”.

El problema es que los clubes difieren en sus opiniones. “Las becas de los jugadores no implican una relación de dependencia, por lo tanto no rompen ninguna regla. Tienen que poder jugar en sus equipos”, explicó Patricio Roán, presidente de La Plata.

En cambio, para Adrián González Fischer, titular de Manuel Belgrano, “la discusión no pasa por si los chicos pueden jugar o no, sino por la convivencia de amateurismo y profesionalismo. Mi club apoya lo que resolvió la URBA y está con la ley vigente”.

Juan Marchetti, presidente del humilde Floresta, de la cuarta división, agrega: “La solución salomónica es postergar la decisión para 2011 y que por ahora los chicos jueguen. Aunque les paguen, siguen sintiendo el amor por la camiseta. Esto es nuevo”.

FUente: Crítica

¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
6 de Diciembre de 2016|09:08
1
ERROR
6 de Diciembre de 2016|09:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016