Deportes

La consagración de los equipos "chicos"

El título de Lanús por primera vez y el subcampeonato de Tigre "democratizó" al fútbol argentino. Además, si el miércoles Arsenal gana la Copa Sudamericana, terminará de redondear una segunda mitad del año protagonizada por equipos no acostumbrados a los títulos.

La consagración de Lanús por primera vez en la máxima categoría del fútbol argentino "democratizó" deportivamente al fútbol argentino, ya que con el subcampeonato alcanzado por Tigre fueron dos equipos tradicionalmente chicos los dueños del segundo semestre de 2007.

Inclusive el equipo de Victoria con el agregado de haber retornado a primera división hace apenas seis meses, luego de permanecer 27 años en el ascenso.

Además el miércoles Arsenal tendrá la gran chance de convertirse en campeón de la Copa Sudamericana, lo que terminará por redondear una segunda mitad del año absolutamente protagonizada por los "más chicos" del fútbol nacional.

Pero lo saliente de este primer domingo del último mes del año fue que Lanús se consagró campeón del torneo Apertura y accedió por primera vez en 92 años de existencia a un título en la máxima categoría tras empatar 1 a 1 con Boca Juniors, en la Bombonera.

José Sand, su goleador con 15 tantos, abrió el marcador en el período inicial para el ’granate’, que terminó anticipadamente el certamen con 38 unidades, cuatro por encima de Tigre, que simultámente cayó como visitante de Argentinos Juniors por 1 a 0 y fue su escolta con 34.

La conquista boquense, que creó un poco de incertidumbre para Lanús, fue obra de Martín Palermo en la etapa final.

De esta manera el equipo dirigido por Ramón Cabrero se coronó en un templo futbolístico como la ’Bombonera’ y nada menos que ante el más grande de Argentina, como Boca Juniors, en cuya cancha dio su primera e inolvidable vuelta olímpica.

Desde 1984, cuando Argentinos Juniors se coronó campeón, que un equipo no llegaba a su título inaugural en primera división, y Lanús lo consiguió consolidando la imagen que desgranó a lo largo de todo el certamen: la del equipo que mejor juega en el fútbol argentino.

Con esa característica que sobresalía en conjuntos de otros tiempos, el ’granate’ también recuperó buena parte del "fútbol que le gusta a la gente" y que no es otro que ese en que la pelota rueda y no vuela, se toca y no se revienta, se acaricia y no se golpea.

Por su parte Tigre, la sensación del torneo Apertura, cayó ante Argentinos Juniors por 1-0, en La Paternal, y perdió la última chance de pelear por el título, pero redondeó una campaña excepcional que dejó en el olvido su objetivo primario de sumar para la permanencia en la máxima división.

El defensor Pablo Bárzola, con un penal convertido a los once minutos del segundo tiempo, marcó el único gol del partido presenciado por unas 20 mil personas en el estadio Diego Maradona.

El equipo de Diego Cagna, ascendido a primera en junio pasado, jugó un partido discreto, sufrió la expulsión de dos jugadores (Juan Carlos Blengio y Santiago Morero) pero su público, agradecido por la campaña, lo despidió con una estruendosa ovación.

En su primer torneo después de 27 años, Tigre se clasificó subcampeón y venció a los tres grandes que lo visitaron en Victoria: River Plate, Racing Club y Boca Juniors.

La ilusión de forzar a un desempate para la definición del Apertura quedó trunca en el inexpugnable reducto de La Paternal, donde Argentinos ganó en las últimas seis presentaciones.

Las dudas en relación a la postura del equipo de Néstor Gorosito, confeso hincha de Tigre, fueron despejadas con una actuación sólida, como las que acostumbra el "Bicho" en casa.

Finalmente, para cerrar una jornada en que lo más saliente fuera de estos dos partidos mencionados fue la goleada sufrida por River Plate en Bahía Blanca, a manos de Olimpo, por 4 a 0, en cancha de Racing Club el local Independiente y Vélez Sarsfield protagonizaron un deslucido empate 1-1.

Gustavo Balvorín estableció la ventaja para Vélez a los 21 minutos del segundo tiempo, hasta que el ingresado José Moreno repuso la igualdad con su conquista a los 35.

Fue un opaco partido que marcó el estado de ánimo con que Independiente y Vélez llegaron al final del campeonato. Un certamen que lo tuvo como líder durante varias fechas pero al final se llevó, muy merecidamente, su vecino ’granate’.
 
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|13:42
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|13:42
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes