Argentina sigue teniendo las naftas más baratas

Los combustibles subieron más de 30% en el año. Sin embargo, en Buenos Aires la súper cuesta la mitad que en Brasil, Chile y Uruguay. Lo mismo ocurre con el gasoil.

Cualquier conductor habituado a transitar por la Ciudad de Buenos Aires notará que debe desembolsar hasta un 35% más que a principios de año para llenar el tanque con gasoil, nafta súper o premium, debido a los aumentos que aplicaron las empresas petroleras –las líderes del mercado son Repsol YPF, Esso, Shell y Petrobras– desde enero.

A pesar de eso, puede estar seguro de que su bolsillo está guarnecido por el control de precios que ejerce el Gobierno, algo que le permitirá pagar mucho menos que un usuario de cualquier otro país de la región, a excepción de Venezuela.

En algunos surtidores de la Ciudad de Buenos Aires, por caso, la nafta súper cotiza por encima de los $ 2,20 el litro, un 16% por arriba del precio en enero de este año. Pero todavía muy por debajo de los valores en el resto de la región: vale casi la mitad que en Brasil, Chile, Perú y Uruguay, donde ronda los $ 4,50 el litro, mientras que en Paraguay cuesta un 46% más, según datos de Montamat & Asociados.

Algo similar ocurre con el gasoil, que en la ciudad cotiza a un máximo de $ 2,01 por litro. Aunque acumula un incremento de un 37% con respecto al primer mes del año, se ubica muy por debajo del valor en los surtidores de la región: cuesta más de un 60% por encima del valor local en Brasil, Chile y Uruguay, donde supera los 3 pesos.

Todo por el crudo

Las diferencias entre el precio en la Argentina y en otros países de la región se ensanchó durante el año debido al aumento en la cotización del petróleo, la principal materia prima de los combustibles. El barril WTI, de referencia en la Argentina, pasó de u$s 61,05 a principios de enero hasta los u$s 88,71 del viernes (un 45% más), luego de arañar la barrera de los u$s 100 hace algunos días.

“A pesar de los aumentos, los precios locales subieron menos que en la región debido a que la mayoría de los países siguen la cotización internacional del crudo”, explica Yanella Lovecchio, encargada de elaborar la comparación mensual de precios de la energía que hace Montamat & Asociados, la consultora del ex secretario de Energía y presidente de YPF, Daniel Montamat.

Mientras el resto de los países acomodaron los combustibles de acuerdo a la variación del oro negro, en la Argentina se mantuvieron afectados por la aplicación de retenciones al crudo (hasta hace dos semanas eran de un 45%, pero con las últimas medidas superaron los 60%) y la mirada atenta del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, quien trató de contener parcialmente las subas.

Los bajos precios, sin embargo, tienen su contracara: mientras la demanda de naftas y gasoil aumenta, la capacidad de refinación se mantiene estable, y la producción de crudo cae. “El problema es que si la tendencia se mantiene como hasta ahora, el país deberá importar petróleo o combustibles a precios internacionales”, analiza Lovecchio.

La diferencia entre los precios locales y los regionales también se nota en otros rubros de la canasta energética, como el gas natural y la electricidad. Según la analista, si se tienen en cuenta todos los productos, la energía en la Argentina “vale casi tres veces menos que en la región”.

Fuente Cronista

Opiniones (1)
23 de septiembre de 2017 | 19:40
2
ERROR
23 de septiembre de 2017 | 19:40
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. LAS NAFTAS PUEDEN SER LA MAS BARATAS, PERO LOS BOLSILLOS TAMBIEN ESTAN BAJOS.
    1
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'