Deportes

La vida de Boca con rumbo incierto

Tres días duró la victoria frente a River, porque el modesto Chacarita lo devolvió a su triste realidad. El equipo no resuelve sus falencias, Alves pierde autoridad y los tiempos de renovación están cada vez más cerca.

¿Cómo puede un equipo no aprovechar el envión anímico que supone ganar un clásico? ¿Cómo es posible caer goleado 72 horas después frente a un rival que está en zona de descenso directo? ¿Y cómo se transforma un 1-0 –tras un primer tiempo arrollador- en un 1-4 lastimoso, y aun teniendo más situaciones de gol que los de enfrente en los 90 minutos?

Boca no deja de hacerse preguntas sin respuestas y si para algo más que la alegría de su gente sirvió el triunfo frente a River fue para demostrar rápidamente que nunca mejor dicho lo de "partido aparte", porque apenas tres días después de la euforia el equipo de Abel Alves volvió al llanto y a su triste realidad de este semestre.

El cambio de Martín Palermo no sólo es un motivo más para encender (de nuevo) la mecha del escándalo, sino para evidenciar cuánto problema de vestuario pero también de coherencia hay en el Mundo Boca. Un técnico que sacó pecho post Superclásico, como reivindicándose de todos sus errores, perdió ese poco crédito con una decisión difícil de sostener, ni siquiera con palabras.

Pero no sólo hacia fuera: el goleador se lo reprochó en público, a la vista de todos, y Alves entendió enseguida que no le convenía otra cosa que el silencio. "Estaba cansado, no busquen polémicas", intentó explicar después. Pero el ruego a la prensa resultó inútil porque él solo se metió en un baile inconveniente que claramente lo iba a dejar expuesto.

El resultado final también invita a pensar que los problemas de actitud no se resolverán de un día para el otro, con un reto del entrenador o con dos o tres refuerzos para el próximo campeonato. Boca se infla para ganarle al rival de toda la vida, para maniatar a Chacarita durante todo un tiempo, y se desinfla tanto que es capaz de recibir cuatro goles -los dos primeros en diez minutos- de un equipo al que dejó levantarse.

Los 22 goles en contra en 11 partidos (el más goleado del Clausura), los más de cinco meses sin ganar de visitante, los candidatos a suceder a Alves y la "lista negra" para junio, cuando haya que renovar contratos, vuelven a ser los temas de la agenda de Boca. Porque volvió Boca más rápido de lo que se pensaba.
Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|20:49
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|20:49
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic