De síes, noes, menús y vermús

Los adverbios NO y SÍ, cuando se usan como sustantivos, toman como plural recomendado las formas noes y síes: “Los encuestadores harán el trabajo de computar los síes y los noes sin que uno se mueva de la cama”

En nuestro encuentro anterior, hablamos acerca de los plurales que no nos resultan fáciles. En realidad, el tema no estaba concluido: hay muchos otros casos de duda, sobre todo relacionados con los vocablos terminados en vocales acentuadas.

 

Si la palabra acaba en –e tónica, su plural se forma simplemente añadiendo    –s. Así comité y comités, té y tés, café y cafés, canapé y canapés, bebé y bebés, chimpancé y chimpancés.

 

Lo mismo ocurre con los plurales de voces terminadas en –á tónica y en –ó tónica y en las palabras agudas acabadas en diptongo: mamá y mamás; papá y papás; sofá y sofás; pachá y pachás; rajá y rajás; plató y platós; buró y burós; rondó y rondós; bonsái y bonsáis; moái y moáis.

 

Aunque en libros de normativa más antiguos se encuentran los plurales bongoes y dominoes para los sustantivos bongó y dominó, respectivamente, la Nueva gramática de la lengua española (Espasa: 2009) aconseja los plurales bongós y dominós.

 

Más complejo se presenta el panorama de los sustantivos y adjetivos acabados en –í tónica, pues ellos tienden a admitir las variantes de plural, en –es y en    –s. Entonces, hallamos: esquíes/esquís; rubíes/rubís; ajíes/ajís; al(h)elíes/al(h)elís; bisturíes/bisturís; borceguíes/borceguís; colibríes/colibrís; jabalíes/jabalís; maniquíes/maniquís; surubíes/surubís; tahalíes/tahalís. La lengua culta da preferencia a las formas en –es; lo mismo ocurre con los gentilicios y nombres de etnias que tienen esta terminación: guaraníes, israelíes, marroquíes, pakistaníes, sefardíes, yemeníes, aunque también se admiten los plurales acabados solamente en   –s.

 

¿Y el sustantivo ‘maní’? El plural en el habla culta es maníes, pero el habla popular también admite manís. Se registra, asimismo, el plural manises, opción que la Academia no aconseja.

También admiten dos plurales los sustantivos acabados en –ú tónica: bambúes/bambús; canesúes/canesús; gurúes/gurús; hindúes/hindús; iglúes/iglús; ñandúes/ñandús; ombúes/ombús; tabúes/tabús; tiramisúes/tiramisús;  vudúes/vudús; zulúes/zulús.

 

Sin embargo, hay una serie de sustantivos acabados en –ú tónica, que solamente admiten el plural en –s: champú y champús; cucú y cucús; interviú e interviús; menú y menús; tutú y tutús; vermú y vermús.

 

¿Y qué sucede con el plural de las vocales, tomadas como sustantivos? Decimos “una a” y “muchas aes”; “una i” y “varias íes”; “una o” y “algunas oes” y “una u” y “pocas úes”. En el caso de la “e”, el plural preferido es “es”, aunque también se admite, pero no se recomienda la forma “ees”.

 

Los adverbios NO y SÍ, cuando se usan como sustantivos, toman como plural recomendado las formas noes  y síes: “Los encuestadores harán el trabajo de computar los síes y los noes sin que uno se mueva de la cama” (Tiempos, 14/12/96).

 

Las fuentes consultadas son el Diccionario panhispánico de dudas (2005) y la Nueva gramática de la lengua española (2009), ambas obras de la Real Academia Española y de la Asociación de Academias de la Lengua Española.

* Nené Ramallo es la directora del Departamento de Letras, de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNCuyo; es lingüista, especialista en dialectología.
Opiniones (0)
11 de Diciembre de 2016|04:56
1
ERROR
11 de Diciembre de 2016|04:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic