Deportes

España quiere dejar un ambicioso legado en Sudáfrica tras el Mundial

España quiere dejar algo más que los goles de Torres o las paradas de Casillas tras su paso por Sudáfrica, por eso se encuentra negociando con las autoridades sudafricanas para la puesta en marcha de una academia de fútbol destinada a la inclusión social y étnica de sus aprendices.

Si las negociaciones entre las autoridades españolas y sudafricanas llegan a buen puerto, decenas de chavales en la sede mundialista de Durban tendrán, durante años, la oportunidad de aprender a jugar al fútbol después de clase y a las órdenes de técnicos experimentados en unas modernas instalaciones.

Se trata de un proyecto conjunto España-Sudáfrica, el más ambicioso de cuantos han emprendido los países clasificados para el Mundial, y en él están involucradas la Presidencia del Gobierno, la Secretaría de Estado para el Deporte, la Federación Española de Fútbol (FEF) y la Embajada de España en Sudáfrica.

Pero el objetivo último del proyecto no es crear estrellas del balompié, que también, sino personas concienciadas en la lucha contra la pandemia del sida y otras enfermedades y educadas en valores como la tolerancia y el respeto al otro; de ahí que se quiera contar con chavales de todas las razas y todos los credos.

No en vano, el proyecto se enmarca en la campaña "Un Gol, educación para todos", auspiciada por la Reina de Jordania, una iniciativa a la que el año pasado se unieron simultáneamente los presidentes de España y Francia, José Luis Rodríguez Zapatero y Nicolás Sarkozy, y el primer ministro británico, Gordon Brown.

Además, los aspirantes a emular a Messi disfrutarán de un restaurante adyacente a los terrenos de juego, que el proyecto contempla construir, donde podrán cenar gratuitamente antes de regresar a casa.

Fuentes cercanas a la negociación han asegurado hoy a Efe que se han celebrado dos reuniones con las autoridades sudafricanas implicadas, que van desde la alcaldía de Durban al Gobierno del país, y que el proyecto queda pendiente de una tercera y definitiva.

El proyecto se ubicará en un 'township' de clase media y multiracial, muy cerca de la Universidad de Durban, en unas instalaciones del equipo Golden Arrows que España se encargaría de acondicionar y Sudáfrica de mantener.

Los 'townships' son barrios segregados nacidos durante el 'apartheid' y que existen en todos los núcleos urbanos del país, muchos de ellos caóticos y durante demasiado tiempo casi inhabitables para los estándares occidentales, pero que en los últimos años han mejorado su aspecto.

Si el proyecto fructifica, como así esperan las partes, la primera piedra podría ponerse en un acto público el 16 de junio, día del debut de España en el Mundial contra Suiza en la ciudad de Durban.

Se trata, aseguran las fuentes consultadas, de un proyecto muy bello pero no menos ambicioso, a través del cual dejará España un legado duradero y sostenible en Sudáfrica una vez finalizado el Mundial de fútbol. EFE
En Imágenes