El sueño del "terroir" propio en un lugar paradisíaco

Con una espectacular jornada campestre se presentó un megaemprendimiento inmobiliario en el Valle de Uco. Hubo un campeonato de golf, partidos de polo y un almuerzo súper glamoroso. Entrá a la nota, enterate de los entretelones y mirá la galería de uno de los acontecimientos sociales más importantes del año.

En un privilegiado lugar del Valle de Uco y en medio de un paisaje tallado por las nieves eternas de las montañas del Cordón del Plata se encuentra el nuevo proyecto de la empresa Burco América.

Se trata de Tupungato Winelands, un lugar para quienes “saben que el vino es una manera propia de vivir, donde el tiempo se resignifica y el alma se expande”, comentó uno de los guías encargados de brindar un tour a los invitados.

Ubicado a una altura de entre 1.000 y 1.400 metros sobre el nivel del mar, este emprendimiento premium se despliega en 800 hectáreas donde los futuros propietarios podrán disfrutar una finca con viñedos privados o un lote con magníficas vistas al paisaje tupungatino.

Palabra autorizada. Hubert Goose, el responsable de Burco América, explicó que “este emprendimiento tiene que ver con presentar un estilo de vida para quienes buscan disfrutar los placeres contemporáneos: un gran desierto fértil entre las montañas con una bodega boutique, un wine-spa, restaurantes gourmet, un lodge 5 estrellas y un equipo dedicado a ofrecer el mejor servicio”.

“La experiencia del vino se completa con instalaciones de clase mundial: una cancha de golf que preserva y enaltece el paisaje del desierto sumándole pinceladas de verde intenso al mágico terruño y dos canchas de polo custodiadas por el cerro Tupungato, un gigante que se deja ver cada mañana”.

Galanes. Gonzalo Peñalba, Daniel Merlo y Germán Ghiretti.

La reunión. Los invitados (de todo el país) salieron desde el centro de la ciudad en traffics y al llegar experimentaron un paseo con estaciones por los distintos puntos del proyecto: el lugar donde se construirá la bodega, una de las fincas, el sitio dedicado al golf y finalmente, la cancha de polo, en donde esperaba un almuerzo campestre plagado de sabores y el espectáculo esperado por todos: el partido. 

Delicias para el paladar. Luego de la recorrida por el lugar, todos los invitados fueron sorprendidos por un ecléctico menú que incluía ceviche de vieyras, camarones, bife de chorizo con chimichurri de hierbas en pan casero, empanadas fritas de queso, cazuela de mollejas con hongos y maíz y pinchos de cordero, entre otros manjares.

Los postres también fueron aplaudidos: cheese cake con frutos rojos y galletas de caramelo y mousse de vainilla con cobertura de chocolate.

Rosana Moretta y Emiliana Bobillo: un estilo "country glam" y una acertada combinación de los accesorios. Melissende Audebert y Eugenia González (ambas muy cerquita de ser mamás), súper de moda: vestido floreado y camisola con reminiscencias indígenas.

La moda, siempre y en todo lugar. A pesar de ser un día de campo (que ameritaba vestimentas cómodas y relajadas), lo cierto es que el encuentro prometía ser muy top, y por eso todas se esmeraron en generar un look distintivo.

Hubo dos tendencias marcadas en ellas: la onda “estanciera chic”, en donde los jeans blancos o pantalones de gabardina bien claros, las camisas o musculosas y las botas de caña alta (marrones o negras, exclusivamente) imperaron: y el espíritu folk (algo así como una mezcla entre look campestre, bohemio y hippie. Vestidos floreados, camisolas holgadas de tipo étnico, gasas vaporosas y jean gastados).

Los accesorios, a montones. Las pulseras (muchas y bien grandes) fueron el complemento elegido por la mayoría de las mujeres. "Los aros grandes o pesados y los collares no son lo ideal en estos eventos porque lo importante es estar cómodas y sentirnos sueltas, libres", explicó una joven invitada.

Los pañuelos son el must have de la temporada. Grandes, tipo pashmina, foulard o al cuello "onda gaucho" se transforman en el mejor elemento para cortar un look monocromático. Por supuesto, los lentes oscuros, infaltables a la hora de pasar un día bajo el sol. 

Robert Zaldívar, Silvio Benvenuto y Jorge Bobillo bromearon ante la cámara de MDZ.

Entusiasmado. El reconocido oftalmólogo Robert Zaldivar fue uno de los tantos empresarios mendocinos que quedaron impactados con el proyecto. “A fin de año organizo aquí un mega-congreso de cirugía oftalmológica, con más de 400 personas. Desde ahora me pongo en campaña para traerlos”, dijo.

Suspiros. No sólo la belleza y elegancia de las féminas fueron dignas de admiración. Muchas de las damas presentes se dedicaron a deleitar la vista admirando las cualidades físicas de varios de los señores. ¿Los más piropeados? Los polistas, que causaron sensación… y Hubert Goose –responsable de Burco América-. “El dicho dice billetera mata galán… pero en este caso, tenemos al combo perfecto: ¡la billetera y el galán!”, comentó una suspicaz “señora de las cuatro décadas”.

En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial