Deportes

Si Messi es mejor que Maradona, es debate nacional en España

Todos se sorprenden, todos opinan. Los más aventurados empiezan a murmurar que “La Pulga” es mejor que “El Diego” y el mundo del fútbol se inclina a los pies de Messi.

Lionel Messi agotó nuevamente los adjetivos: con cifras estratosféricas, tripletes consecutivos y jugadas de videojuego, el argentino instaló nuevos interrogantes sobre su techo y abrió un apasionante debate histórico en duelo directo con Diego Maradona.

"Cuando el balón le llegaba a Ibrahimovic, el portero se relajaba. Si le llegaba a Messi... Es que este Messi es diabólico", sentenció el ex portero español Santiago Cañizares en referencia a la actuación del rosarino en la victoria por 4-2 sobre el Zaragoza.

Messi anotó su segundo triplete consecutivo en la liga española y disputó uno de los partidos más memorables de su carrera, gracias a la magnitud de sus intervenciones personales.

El rosarino convirtió ocho de los últimos nueve goles del Barcelona en el campeonato local y anotó diez de los últimos 13 oficiales, al sumarse el partido contra el Stuttgart por la Liga de Campeones.

La calidad de sus goles y la trascendencia que acaparó su participación en los últimos partidos del Barcelona condujeron a la comparación con la mejor versión del Maradona futbolista en varios medios españoles.

"No creí que fuera a decirlo en mi vida, pero estoy empezando a pensar si Messi no es mejor de lo que fue Maradona", admitió Julio Maldonado "Maldini", un confeso devoto del "Pelusa" e histórico comentarista del Canal Plus.

Así como sucediera contra el Almería y ante el Valencia, Messi se robó el show del Barcelona y salvó a su equipo de una actuación irregular en la que mostró claras fallas en defensa.

Lionel abrió el camino de la victoria contra el Zaragoza y luego condimentó el triunfo con dignas maravillas junto a la pelota de fútbol.

"Creo que Messi es el mejor jugador de la historia del fútbol mundial", arriesgó sin tapujos Joan Laporta, presidente de un Barcelona en el que brillaron Johan Cruyff y el propio Maradona.

El primer tanto del argentino en la noche mostró la creciente variedad de sus recursos ofensivos. Messi recibió un centro preciso de Pedro y colocó el cuerpo de manera ideal para lanzar su cabezazo en contra de la carrera del portero Roberto.

"La Pulga", que es el máximo anotador de la Liga con 25 goles, coronó su mejor acto del año en la segunda mitad del partido. Cuando el Barcelona se debatía entre la pasividad del Zaragoza y las falencias para aumentar el marcador, apareció nuevamente el salvador para apagar las llamas.

Messi robó el balón en la mitad del campo y enhebró una jugada personal épica hacia la maravilla que significó el segundo gol. El argentino no recibió la pelota de nadie, sino que trabó y luchó hasta que se hizo con ella. Dejó en el camino a Carlos Diogo y luego desparramó en dos oportunidades al italiano Matteo Contini, antes de lanzar un zurdazo cruzado junto al palo.

"No tengo dudas de que se lo puede comparar con Maradona, y Leo tiene tiempo para hacer más, porque es muy joven. Va a ser más grande que Maradona, seguro", arriesgó el brasileño Daniel Alves, compañero y socio ofensivo de Messi.

El tercer tanto representó la velocidad de resolución en espacios reducidos con un disparo seco desde fuera del área y la jugada del penal, cuando el Zaragoza había quedado sólo un gol por debajo, significó la coronación de una noche inolvidable en el estadio de la Romareda.

Messi efectuó un sombrero por encima del cuerpo de un rival y dos regates en la entrada del área pequeña del Zaragoza, antes de ser derribado por un defensor del conjunto aragonés, otra vez Contini.

Después de semejante exposición de calidad, el ganador del último Balón de Oro abrió lugar para la solidaridad y al espíritu de equipo que respira en Barcelona. A pesar de ser el encargado de los penales, el argentino le cedió el disparo a Zlatan Ibrahimovic, que llevaba una noche desgraciada y con goles insólitamente errados.

"Ya no tengo más calificativos. No sé si es interplanetario o qué, pero hoy he vuelto a ver al Maradona de los mejores tiempos, pero encima a más revoluciones", expresó el entrenador del Zaragoza, José Aurelio Gay.

Messi volvió a alcanzar el cielo futbolístico con su personalidad, técnica e inteligencia de juego. La charla del sábado con Maradona en un hotel de Barcelona pareció haber surtido su efecto en Zaragoza.

El Mundial está a dos meses y medio de distancia y Messi se encamina hacia su gran prueba demostrando que puede ser el mejor jugador de la historia. Y sobre todo, que quiere serlo.
En Imágenes