Deportes

Independiente Rivadavia perdió con la C.A.I.

El conjunto de Priseajniuc cayó 4 a 3 en un partidazo. Sobre la hora Rolle, de penal, le dio el triunfo a los de Comodoro. La Lepra no levanta cabeza: lleva cuatro partidos sin victorias. Se viene la era Trotta.

Que inocente sos Independiente. Cuanta audacia reducida a cenizas, haciendo trizas por su prisa la ilusión de volver a ser. Pecó involuntariamente quizás, de una carencia inusual de atrevimiento en el instante indicado, para confirmar a su modo lo que era en los 45 iniciales una victoria sin atenuantes El plan perfecto que transmuto y quedó en imperfecto.

Sus pasos primeros en el encuentro fueron .altamente positivos, dejando en claro desde el vamos que el objetivo estaba pautado. Atacar y contraatacar según las circunstancias del juego. Siempre para adelante sin mirar atrás.

La lectura inicial era conceptualmente clara y amplia, pero se comprimió en un santiamén cuando Da Silva, aprovechando un error defensivo local mando la bola al fondo de la red, haciendo estéril el achique de Vivaldo.

La suerte del match pareció tomar otro rumbo, pero no Indpendiente se mantuvo fiel a su plan perfecto, dejó bien libre la tarea de Landagarza sin responsabilidades en la recuperación pero si en la creación, tiró bien a la derecha a Fernández y dejo a merced de su pegada todo lo que significará pelota parada y se la dio siempre larga a Ferrero para que sorprendiera las espaldas de enfrente. Salía jugando del fondo sin desesperarse y tenía semi controlado el movimiento de las huestes enemigas. Semi, porque el 10 Rolle y el 11 Da Silva siempre salían con algo. Pero no era para temer. Por perspicaz y reiterativo en sus avances no tardó en llegar el empate, de los pies de Marcos Fernández y un soberbio remate.

No cesó en su tregua por encontrar el camino al segundo, y la lucidez de Ferrero en el ingreso al área le abrió y lleno de gol el corazón al hincha azul. Que no paraba de cantar. Hubo varias mas para disfrazar las cifras con otros números, pero los palos dijeron no.

Todo bajo control. El Plan Perfecto estaba por concretarse. En la segunda parte, la visita empezó a meter más, Rivadeneira poniéndose el overol y sacando sus herramientas de trabajo empezaba a construir una metamorfosis en el desarrollo de las acciones. Rolle no paraba de jugar bien y el esférico quedó en poder de la CAI.
 
La lepra hizo un cambio desde el banco al estilo Sialle. Adentro Alastra, volante de contención, afuera Torres volante de creación. Sin necesitar refugiarse, se refugió. Y ahí el plan cambió y paso a ser imperfecto.

No se acomodaba todavía el ingresado y Bartolini empataba con un buen disparo.Seguía jugando a lo que quería el chiquito Rolle y se le sumaba otro creativo como Asencio para potenciar la levantada sureña. Da Silva marcaba la diferencia por otra distracción en la última línea defensiva y la noche era bien oscura. Sin reacción con las modificaciones, el azul apostaba a una pelota salvadora, que llegó en el final luego de una exquisita definición de Landa Garza. 3 a 3 y el partido era pura emoción, ya sin plan ninguno de los dos, fueron con el corazón a conseguir el gol del triunfo, la convicción de la CAI y de Rolle, que nunca dejo de creer le guiñó el ojo.

Penal, bien sancionado y gol bien convertido por la figura del partido. Y ahora si, a esa altura no había plan que salvara tanta amargura.
En Imágenes