Deportes

La ciudad semidesierta a la hora del superclásico

Las calles del microcentro lucieron vacías, el movimiento fue mínimo. La transmisión a través de la televisión abierta tambien dejó despoblados bares y confiterías.

El "fútbol para todos" vino a modificar una postal casi obligada de cada superclásico, bares llenos de hinchas, algunos identificados con la azul y oro y otros con la banda roja. Maldecirán los dueños de bares, restoranes, cafes y confiterías la idea de que todos los partidos sean transmitidos por televisión abierta. Cada uno de los lugares que solían llenarse fanáticos vió mermada la concurrencia casi a la mínima expresión.



Las calles del microcentro lucen una tranquilidad digna de algun pueblo chico, a lo lejos pasa algún micro, alguna moto también surca una arteria mendocina, dos gendarmes custodian la Plaza Chile en la que no juega ningún niño. La Plaza Independencia muestra muchos autos estacionados pero pocos en movimiento y muy pocas personas circulan por la plaza mayor de la provincia, una pareja toma mate desparramados en el césped. Dos personas mayores charlan en un banco.

En definitiva la fisonomía de Mendoza vino a modificarse en esta siesta de domingo por un clásico que quedó trunco por la lluvia. Sabido es que el mendocino vibra más que en otras provincias con los colores de los dos equipos mas grandes del país, pero en esta oportunidad decidió hacerlo en su casa o en lo de algun familiar o amigo y tampoco el precio del asado fue excusa para poner algun corte, aunque sea mas económico, en la parrilla. El mendocino vivió este corto clásico a su manera.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|21:21
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|21:21
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016