Deportes

Palermo buscará sellar su nombre en la historia dorada de Boca

Si el domingo anota en el Superclásico se convertirá en el máximo artillero de Boca. Suma 218 goles y comparte la cima con Cherro, otro ídolo de la historia “xeneize”.

De película es su vida, una película que mezcla varios géneros, pero al final de cuenta, todos terminan con un final feliz. Sí, el gladiador del área, el “optimista del gol”, como bien lo catalogó Carlos Bianchi, otro depredador del rectángulo crucial, está a un tanto de escribir su página más dorada en la historia de Boca e inmortalizar su nombre por los siglos de los siglos.

Y vaya que otra vez el destino le da una oportunidad de hacer de esa historia un verdadero cuento de hadas. Porque, dentro de la semejante posibilidad de convertirse en el máximo goleador “xeneize”, el “Loco” tendrá enfrente a River, el rival de toda la vida.

Bien al estilo Boca, así se fue metiendo Palermo en los corazones del equipo con más cantidad de hinchas a lo largo y ancho del país. Porque si bien su llegada al club levantó críticas por algunos rendimientos poco convincentes, terminó por superar todas las barreras y por desgarrar gargantas de tantos gritos. Goles que no sólo significaron victorias, sino campeonatos, hazañas y grandes proezas a la altura de Boca.

Palermo se encarga de convertir los sueños en realidad, de levantar miradas de hinchas ajenos, que atónitos, terminan por disimular un aplauso para ese “Titán” que, más allá de la camiseta que use, acabó por consolidarse como un jugador respetado y admirado por muchos.

Gol con las dos piernas, como aquel penal que ejecutó contra Platense en la cancha de Vélez en el Clausura 99. Gol con los ligamentos de la rodilla derecha rotos en el partido contra Colón en Santa Fe. Un gol a River con “muletas”, por Copa Libertadores, para terminar de meterse de lleno en cada corazón “xeneize” y martirizar a los hinchas “millonarios”. Gol desde 55 metros a Independiente, desde 40 a Vélez y encima con la cabeza. Sí, leyó bien. Dos goles a Banfield tras la pérdida de un hijo, donde el mismo goleador pidió jugar a pesar del dolor. Y ese emocionante abrazo al cielo.

Y decenas y centenas de goles más, porque así es el goleador, vive del gol. Por eso Palermo alimentó la semilla hasta llegar a su fructífera marca de 218 tantos, para igualar a Cherro y quedar al borde de sentenciar su nombre como el máximo artillero en la historia de Boca Juniors.

Así es Palermo, un gladiador adentro y afuera de la cancha, un guionista que escribe su propia película a su antojo y no para de sorprender con cientos de hipotéticos finales. Todos epílogos felices, porque para sonreír hay que saber sufrir, y el “Titán”, vaya si lo hizo.
¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
6 de Diciembre de 2016|15:17
1
ERROR
6 de Diciembre de 2016|15:17
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016