Deportes

Muerte del barra de Newell´s: denuncian que hubo una emboscada

"Me llama la atención que pueda estar vinculado al fútbol esto, porque él estaba apartado y de hecho tenía restricciones de ir a la cancha", afirmó Carlos Varela, abogado del ex jefe de la barra brava de Newll´s.

El histórico jefe de la barrabrava de Newell’s, Roberto “Pimpi” Camino recibió cinco disparos esta madrugada y fue abandonado en la puerta del sanatorio rosarino Carrasco, donde falleció poco después. Como Camino no pisaba el estadio desde diciembre del año pasado, se baraja la hipótesis de que podría tratarse de un ajuste de cuentas.

Fue cerca de las 5 de la mañana, que un grupo de personas que se movían en un coche importado lo sorprendieron en el Bar Ezeiza, situado en la calle Servando Bayo 1484, donde le descerrajaron cinco tiros: en los miembros inferiores, en el tórax y en el cráneo.

Posteriormente trasladaron a Camino ya agonizate, al Hospital Carrasco para abandonarlo allí. Las autoridades del lugar dieron aviso a la Policía, aunque por el momento no hay detenidos. Los primeros rastrillajes que se realizaron en el lugar dieron como resultado el hallazgo de varias vainas de nueve milímetros.

”Él había manifestado que la policía lo perseguía desde hace días. El me referenciaba que lo seguían en autos particulares, no que querían matarlo. No tenía pedido de captura y la única causa que tuvo fue por una pelea con un policía” afirmó en Radio Uno Varela, quien aseguró que conocía a Camino “de hace 15 años atrás”.

Por otra parte, el abogado dijo “desconocer por completo el móvil” y que le “llama la atención que pueda estar vinculado al fútbol esto, porque estaba apartado y de hecho tenía restricciones de ir a la cancha”.

Además, aseguró que, por la manera en que se dio el ataque, fue “una emboscada”

“Creo que fue una emboscada, una trampa que se han tendido, porque él no se movía solo, y en ese momento estaba solo e indefenso”, dijo.
 
En Imágenes