Deportes

Inglaterra está despreocupada por Beckham

El fútbol inglés recibió sin drama y con tranquilidad la noticia de la baja de David Beckham para el Mundial de Sudáfrica-2010, ya que no lo considera una pieza clave.

El centrocampista de Los Ángeles Galaxy y Milan se rompió el tendón de Aquiles el domingo en un partido contra el Chievo (1-0), el lunes fue operado en Finlandia y el miércoles emprendió viaje en jet privado rumbo a Londres, en compañía de su mujer Victoria.
  
"La lesión de David Beckham es un desastre para el jugador. No para Inglaterra. Es triste en el plano personal, pero en ningún caso una tragedia nacional", resumió el Daily Telegraph.
  
"Las selecciones como Inglaterra pueden adaptarse a la lesión de un jugador como Beckham", apuntó por su parte el ex capitán de Beckham en el Manchester United, Roy Keane.
  
La noticia ha sido rápidamente sustituida en las portadas de la prensa británica por la imagen del entrenador portugués José Mourinho, que el martes eliminó con el Inter de Milán al Chelsea en los octavos de final de la Liga de Campeones.
  
Aunque el seleccionador Fabio Capello haya comentado de manera educada que cuenta con Beckham para las eliminatorias de la Eurocopa-2012, tiene otros motivos de mayor preocupación, especialmente la lesión del lateral Ashley Cole.
  
La baja de la ex estrella de Manchester United y Real Madrid le permite incluso terminar de manera indirecta con la polémica de si debería o no llevarle a Sudáfrica.
  
"No es para nada un duro golpe. Yo no hubiera convocado a David Beckham porque tenemos tres o cuatro más útiles", señaló el ex capitán inglés Alan Mullery.
  
En esa lista de jugadores con opciones de acudir al Mundial en esa posición o similar se encuentran James Milner, Shaun Wright-Phillips, Joe Cole, Aaron Lennon, Theo Walcott e incluso la promesa Adam Johnson.
  
La ausencia de Beckham en el hotel de Sudáfrica permitirá además rebajar la presión mediática alrededor del equipo: el propio entrenador italiano acusó al Beckham Circus que rodeó al combinado inglés en el Mundial de Alemania-2006 como una de las razones del fiasco del equipo, que cayó en cuartos de final.
  
En caso de haber podido jugar el torneo, hubiera sido el primero de su país en jugar cuatro fases finales de un Mundial, aunque los ejemplos anteriores no son precisamente brillantes.
  
En Francia-1998, respondió a una provocación del argentino Diego Simeone y fue expulsado en octavos, convirtiéndose en el culpable del adiós para la prensa de su país, mientras que en el Mundial-2002 también fue criticada su actuación en el duelo frente a Brasil, finalmente campeón, en cuartos.
  
En 2006, como capitán, fue incapaz de sacar al equipo de la mediocridad de su juego y se despidió de nuevo en cuartos, cayendo ante Portugal.
  
Desde su marcha a la liga estadounidense, es considerado por muchos como un prejubilado y sus actuaciones recientes apuntaban en esa dirección, aunque su presencia en Sudáfrica sí hubiera ayudado en otro importante asunto: el marketing y los ingresos publicitarios.
  
La candidatura de Inglaterra a albergar el Mundial-2018 seguirá confiando en él. "Es David Beckham. Es un icono deportivo de primera línea", apuntó el patrón del proyecto, Andy Anson.
Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|18:47
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|18:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic