Para el Papa "el infierno existe y es eterno"

Juan Pablo II había dicho en 1999 lo contrario. Benedicto XVI sostuvo ayer que “el Infierno, del que se habla poco en este tiempo, existe y es eterno”. Wojtyla había dicho que no se trata de “un lugar”, sino que era “la situación de quien se aparta de Dios”.

El Papa Benedicto XVI relanzó la esperanza contra el "vacío de sentido" en el mundo contemporáneo y afirmó que el ateísmo de la era moderna provocó "las mayores crueldades y violaciones de la justicia", al publicar este viernes el Vaticano la segunda encíclica del Sumo Pontífice.

La encíclica "Spe Salvi" -salvados gracias a la esperanza, en la traducción del latín- tiene 77 páginas, en las que Benedicto XVI opone la esperanza a los riesgos de una ciencia que pierda la dimensión ética y pueda llevar la humanidad hacia los "abismos" del mal.

El Papa, de acuerdo a la información que reproduce la agencia Ansa, reafirmó además la existencia del infierno y del purgatorio y sostuvo que el Juicio Final de Dios existe.

En ese sentido, indicó que el juicio no será el de la iconografía "amenazadora y lúgubre" de los últimos siglos, pero tampoco habrá una suerte de borrón y cuenta nueva que "todo lo cancela".

"Los malvados, al final, en el banquete eterno, no se sentarán indistintamente a la mesa junto a las víctimas, como si nada hubiese pasado", precisó la encíclica.

La homilía sobre el Infierno la pronunció el papa Juan Pablo II en la audiencia del miércoles 28 de julio de 1999. Dijo: “Las imágenes de la Biblia deben ser rectamente interpretadas. Más que un lugar, el Infierno es una situación de quien se aparta del modo libre y definitivo de Dios”. ¿Por qué el Papa polaco revisó entonces la doctrina oficial sobre el Más Allá? La primera respuesta tenía que ver con “el acoso de la ciencia”, en palabras de los teólogos. Roma no quería repetir la amarga historia de Galileo.


"Spe Salvi" fue escrita en forma completa por Benedicto XVI, según declaró el sacerdote Federico Lombardi, director de la sala de prensa vaticana, durante la presentación del documento.

Se trata de la segunda encíclica de Joseph Ratzinger luego de "Deus caritas est" (Dios es amor) dada a conocer en enero del año pasado.

En el texto, Benedicto XVI aseguró que el Evangelio no es sólo una "comunicación de cosas que se pueden saber, sino una comunicación que produce hechos y cambia la vida".

Sostuvo que "la puerta oscura del tiempo, del futuro, ha sido abierta de par en par" y acotó que "quien tiene esperanza vive de manera distinta, se le da una vida nueva".

"Spe Salvi" fue firmada y publicada durante la jornada en coincidencia con la festividad de San Andrés y es fruto de una reflexión muy personal del Papa.

Benedicto XVI sostuvo que el ateísmo de la era moderna provocó "las mayores crueldades y violaciones de la justicia" y el marxismo, en concreto, dejó tras de sí "una destrucción desoladora".

En el documento, el Pontífice arremetió contra todas las ideologías que pretenden llevar justicia entre los hombres sin Dios y consideró que "un mundo que se hace justicia por sí solo es un mundo sin esperanza".

Ratzinger concedió a Karl Marx "una gran capacidad analítica y perspicacia", pero añadió que "su error fue no prever el después", debido a que "la revolución proletaria ha dejado tras de sí una destrucción desoladora, ha olvidado el hombre y su libertad".

Por su parte, el presidente de la Comisión Episcopal de Fe y Cultura argentina, monseñor Guillermo Rodríguez Melgarejo, sostuvo en una presentación hecha en la Conferencia Episcopal Argentina, que la encíclica "es una carta de vigoroso pensamiento".

Rodríguez Melgarejo sostuvo que "contrasta con el pensamiento débil y la información fugaz" y destacó que "es audaz porque aborda realidades fundamentales de las que no se habla, que habitualmente silenciamos".

"Sea por las urgencias cotidianas que atolondran, la natural elusión al escozor que suscitan o el espontáneo temor ante lo todavía no conocido", puntualizó el obispo.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (3)
3 de Diciembre de 2016|22:57
4
ERROR
3 de Diciembre de 2016|22:57
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. estoy de acuerdo con lo dicho pero mejor dejemos de utilizar la palabra infierno, es muy pero muy fea. hace temer a la gente
    3
  2. EL INFIERNO ES SOLO UN ESTADO INTERNO Y LO PODEMOS CAMBIAR A MEDIDA QUE ADQUIRIMOS SABIDURÍA. SOLO TENEMOS QUE APRENDER A BUSCAR ADENTRO DE NOSOTROS Y TRANSFORMAR LO QUE NOS HACE SENTIR, PENSAR O ACTUAR MAL. LA VIDA ES SIMPLEMENTE CAUSA Y EFECTO.
    2
  3. si dios es amor como dejaria que sus hijos ardan en el infierno eternamente por cometer pecados en una fraccion minima de tiempo de su existencia. cristianismo= negocio que enferma la libertad y la alegria de las personas oprimiendolos a tener miedo toda su vida con la idea de que se pueden ir al infierno. algun dia las religiones se van a desplomar y el ser espiritual de amor va a surgir
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016