Megafiesta para festejar los 33 con todo el glam

Luis Yunes cumplió años y decidió hacer una fiesta memorable. Con exquisito gusto y una ambientación que trasladó a todos los invitados a los cabarets de París de principio de siglo, la celebración tuvo de todo. Entrá en la nota, enterate de los entretelones y mirá las fotos de los invitados en una galería de fotos que da que hablar.

Algunas personas simplemente no pueden dejar que su cumpleaños pase como un día más, sin pena ni gloria. Las ganas de celebrar la vida, divertirse y encontrarse con sus amigos y familiares pueden más que todo. Este es el caso de Luis Yunes.

El joven empresario mendocino tuvo entonces la genial idea de organizar un peculiar festejo que resumiera muchas característcas, para él fundamentales: estilo, diversión, algo de desenfreno y mucha buena música. 

Black fest. La consigna del cumpleaños era simple, pero debía cumplirse a rajatabla (tanto es así, que la invitación rezaba: “venís así, o no venís”): los invitados debían llegar completamente engalanados sólo con el color de la elegancia –es decir, el negro-. Eso sí, la segunda parte del dress code fue la que terminó de dar el toque de glamour: las mujeres debían agregar un toque fucsia y los hombres, plateado.

En el centro de la pista. Eleonora Pulenta, Eugenia Merlo y Martina González.

Una celebración explosiva. La fiesta empezó media hora después de pasada la medianoche, con el show de “Extravaganza” -un grupo de bailarines exóticos de Buenos Aires- y a ellos se sumó el reconocido transformista mendocino Maverik. Todos los artistas realizaron performances “sorpresa”, que dejaron a todos boquiabiertos y despertaron espontáneos aplausos por su calidad artística. Durante toda la fiesta deslumbraron simulando un cabaret y divirtiendo a los invitados con bailes hot y mucho desenfado.

DJ SIUX , que viajó especialmente desde Buenos Aires para la Blackfest!, fue el encargado de hacer que todos bailaran sin parar al ritmo de la música dance y electrónica.

La ambientación, un párrafo aparte. El salón La Misión (Chacras de Coria) fue el lugar elegido y la decoración, la gráfica y el naming de la fiesta estuvo a cargo del estudio iSho [espacio creativo]. Daniela Cormio y María Laura Andreu, las diseñadoras, crearon un verdadero ambiente que parecía arrancado de la película “Moulin Rouge”. Los colores fucsia y plata dominaban la escena, había caños para el que se animara al sugerente baile, y el cotillón (boas de cabaret, máscaras carnavalescas súper elaboradas con plumas, collares con pequeñas bolas disco y gorros y sombreros brillantes) completó una estética sin igual.

La estupenda barra de tragos se lució con una gran variedad y también formó parte de la escenografía de la fiesta.

Uno de los shows, mega espectaculares, que se sucedían súbitamente a lo largo de la noche.

El mejor momento.  Las canciones Viva la vida, de Coldplay; I gotta feeling, de Black Eyed Peas; Celebration, de Madonna; y When love takes over, de David Guetta fueron la señal para que el escenario movible se trasladara hacia el centro de la pista, explotaran bombas de papelitos plateados y los invitados bailaran frenéticamente alrededor del show. La gente enloqueció en la pista y muchos se animaron a subir y hacer danzas sexies sin pudor alguno.

Los varones, lookeados. Los asistentes, que fueron alrededor de 220 personas, cumplieron al pie de la letra la consigna de la invitación. Todos (sin distinción de sexo) acicalaron cuidadamente su look. Los hombres eligieron en general usar jean negro y camisa del mismo color, aunque algunos se animaron a atuendos alternativos (como la combinación de pantalón de vestir y zapatos con remeras) o prendas vintage (chalecos, sombreros y corbatines, entre otras).

Matías González Gaviola, Gastón Kovalenko, Paula Largacha Aubone, Elen Larriqueta y Gonza Santo Tomás, reyes del dancing electrónico.

Ellas dieron la nota. Las chicas fueron las que ganaron la pulseada a la hora de combinar encanto, estilo y desparpajo. ¿Lo más top? Los vestidos cortos, las calzas engomadas u opacas y mucha mini. El toque fucsia demostró la creatividad de muchas, que con accesorios para el pelo, cinturones, aros o bijoux enriquecieron su imagen y se transformaron en verdaderas diosas de la noche.

Toda la noche, hasta que salga el sol. La exclusiva party finalizó a las 7 am. Algunos de los invitados internacionales (amigos de Luis que llegaron desde Italia o Estados Unidos, por ejemplo) comentaron que quedaron en shock con la puesta en escena. "He visto fiestas de este estilo sólo en Nueva York", dijo uno de ellos.

En Imágenes
Elecciones legislativas 2017
23 de Octubre de 2017
Elecciones legislativas 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017
18 de Octubre de 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017