Lo más y lo menos: la moda que dejó la Vendimia 2010

Los actos vendimiales se transformaron en una pasarela de tendencias en donde mendocinos y visitantes famosos lucieron los más disímiles atuendos. Entrá en la nota, mirá los estilos femeninos más destacados y votá en la encuesta sobre el look que más te identifica.

Cada vez pasan más cosas en nuestra tradicional, pero últimamente explosiva fiesta de la Vendimia. A los dimes y diretes políticos, las manifestaciones polémicas, las discusiones por acomodo y el desfile de personajes famosos y bizarros se suma la irrupción de la moda en cada uno de los actos y eventos protocolares y festivos. Es que cada vez más, nuestra fiesta máxima se convierte en una vidriera ideal para hacer declaraciones, ponerse verborrágicos y hacerse notar frente a la prensa o simplemente mostrarse y alimentar el ego.

Hubo de todo. Estuvieron los que acertaron con una correcta imagen para el día, y los que tuvieron su traspié. A continuación, un conjunto de consejos que se entremezclan con la crónica de lo sucedido en un sábado al mediodía cuyano y muy fashion

Cinco chicas, todo el glamour. Belén Gaua, Gabriela Bourguet, Anne-Caroline Biancherie, Virginia Scherer y Carolina Groisman.

La noche al mediodía… ¡Nunca! Hay un axioma fundamental con respecto a la moda a la luz del sol: Jamás vestirse con look nocturno. En los diferentes eventos diurnos que formaron parte de la Vendimia la mayoría de las féminas entendieron que se puede estar elegante y arreglada pero adecuada para el día. Los colores pasteles, claros, tonos crema y tierra y principalmente el blanco fueron los que dominaron las jornadas. Hubo excepciones: algunas damas tomaron desafortunadas decisiones con indumentarias pomposas y demasiado elaboradas o colores más fuertes y pesados visualmente (dorado, violeta, azul oscuro… típicos de la noche) que hicieron que lucieran incongruentes con la luz del día y les dieran un aspecto más sombrío.

Atención a los accesorios. Pocos, pero buenos. Para eventos en almuerzos, jornadas campestres o a la luz del sol es conveniente evitar el color oro en forma excesiva; y sobre todo el strass (¡súper nocturno!). Sí valen los collares grandes, de colores vivos y materiales alternativos como madera, acrílico, plástico o incluso telas duras. La idea es que produzcan un quiebre en un atuendo demasiado pálido o monocromático. No usar la cartera de todos los días, y menos una típica de noche. Un bolso pequeño en cuero, elegante y sobrio, es lo ideal. Nada de sobres de fiesta ni accesorios con mucho brillo que contrastan con la luz del sol.

Foto 1: Nacho Viale posa con su madre, Marcela Tinayre (el pañuelo que la envuelve fue un acierto para cubrir aquellas partes del cuerpo que no se quieren mostrar). Foto 2: Las comunicadoras Soledad Andreu (by Las Oreiro) y Roxana Lopresti, dos de las más elogiadas. 

El maquillaje, invisible. Aplausos para las mujeres que tomaron una correcta elección del make up (¡muchas, por suerte!). La gran mayoría eligió cosméticos y gamas de colores que hicieron  parecer a todos que no estaban maquilladas.

En los rostros femeninos imperó el look natural, que posibilitó semblantes iluminados pero nada cargados. Un consejo para el futuro: los labios deben estar más bien suaves -¡Fuera el “rojo pasión” al mediodía!-. El énfasis debe estar en los ojos.

Ejemplo masculino. Carlos Pulenta y Francisco de Narváez, dos señores que comprenden el concepto de "elegante sport".

Los varones… aprobaron raspando. Fueron pocos los caballeros que se eximieron con lo justo en materia de vestimenta correcta. Se trataba de acontecimientos descontracturados, en los que predominaban las charlas informales de salón o a la intemperie. El estricto traje con corbata se justificó sólo en los oradores (como el gobernador Jaque, o Ángel Vespa –presidente de Bodegas de Argentina-) pero el atuendo ideal –que por suerte, algunos eligieron- era el elegante sport. Se vieron trajes oscuros y de telas de invierno totalmente fuera de lugar. Los que apostaron a la camisa y el sencillo pantalón de gabardina; o a los ambos de lino fueron los más ubicados.   

El consejo principal. No es tan importante pensar en la fecha calendario sino en cómo está el tiempo. Se vio a muchas mujeres acaloradas porque llevaban pashminas, maxi pañuelos o saquitos; y a señores sudando la gota gorda debido a los pesados trajes elegidos. Conclusión: había gente con una imagen fuera de época para la temperatura imperante. El hecho de pasar calor en una larga reunión sin duda impide que disfrutemos de ella.

Participá de la siguiente encuesta:

En Imágenes
Wildlife Photographer of the Year 2017
18 de Octubre de 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017
Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
17 de Octubre de 2017
"Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México