Deportes

La sequía se presenta como la gran enemiga para el Mundial

El trato especial con que se están trabajando los campos de juego, se debe a que durante el Mundial ya habrá pasado la temporada de lluvias. Estudian otras opciones de riego.

El césped del estadio de Port Elizabeth luce en perfectas condiciones, exento de cualquier restricción de agua, pero la excepcional sequía que castiga una parte de la costa sudafricana podría afectar al Mundial de fútbol en esta ciudad del sur del país.

Cinco personas trabajan en los cuidados del terreno de juego, pero en el exterior del recinto el aspecto de la vegetación es muy diferente, castigada por los efectos del sol y el calor.

"Sólo regamos por la noche a las dos de la madrugada, para evitar cualquier evaporación y reducir el consumo de agua", asegura Rob Hitschens, director del nuevo estadio, donde se disputarán ocho partidos del Mundial.

El Nelson Mandela Bay Stadium es el único, entre los diez campos que acogen el Mundial del 11 de junio al 11 de julio, que tiene que hacer frente a un problema así y en los próximos días se podrían tomar medidas a medio y largo plazo para combatir el problema.

"Estamos estudiando varias opciones como el filtrado del lago vecino o el almacenaje en grandes depósitos de agua que sea traída desde fuera. Sea cual sea la opción elegida, utilizaremos agua reciclada antes del Mundial", apuntó el joven director del estadio. "Estamos en situación de crisis", admitió.

Sin precipitaciones en la temporada de lluvias (septiembre-marzo), las once reservas que alimentan la ciudad se vacían cada mes en un 5%. El 1 de marzo alcanzaron el nivel de 39,2% y en algunos, como en el depósito Churchill, sólo se cuenta con el 17% del total de la capacidad.

"Durante el Mundial, todo debería ir bien, pero nos vamos a encontrar en una situación complicada después de julio", apuntó Barry Martin, director municipal de Port Elizabeth de agua e instalaciones sanitarias, avanzando que tras el torneo de fútbol se implantará un plan de urgencia.

Para evitar más problemas antes del Mundial, esta ciudad de 1,1 millones de habitantes ha reducido desde octubre su consumo de agua. La industria y los hoteles han recibido peticiones para sumarse a los proyectos de ahorro.

"Hay restricciones para regar los jardines. Ya no se pueden llenar las piscinas y cada familia tiene un límite de 500 litros de agua por día", destaca George Efstratiou, que vive desde hace 45 años en Port Elizabeth.

"Es probablemente la peor sequía que he visto desde hace muchos años", comenta este vendedor de frutas y verduras, obligado a adquirir sus productos fuera de la provincia porque los agricultores locales "tienen problemas".

"No tenemos precipitaciones normales. O bien llueve mucho o no suficiente", lamenta el portavoz meteorológico en este provincia, Jarth Sampson.

Durante el Mundial, se espera en Port Elizabeth un consumo de agua superior en un 5% del momento habitual del año con mayor demanda, por lo que el torneo puede pasar una inesperada factura en los próximos meses a la población local.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
4 de Diciembre de 2016|19:20
1
ERROR
4 de Diciembre de 2016|19:20
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016