Novela apocalíptica gana un Pulitzer 2007

Se trata de la novela de Cormac Mc Carthy, quien escribió el año pasado "La Ruta" (The Road), que cuenta la historia de un hombre y un niño que son dos de los pocos sobrevivientes que han quedado en el mundo.  Aquí la versión cinematográfica de esta novela protagonizada por Vicent Price en 1964.

Demasiado tiempo ha debido esperar el subgénero “novela apocalíptica” para ver premiado uno de sus trabajos, nada más y nada menos que con un premio Pulitzer. Uno de los máximos reconocimientos que otorga ese país no sólo a periodistas sino también a escritores, informa hoy el post de Julián Gallo “Mirá”.

 

Es que recién en 2007, el novelista Cormac Mc Carthy, en 2006 demostró la suficiente creatividad y profesionalismo para que su trabajo apocalíptico “La Ruta” (The Road), ganara un Pulitzer en 2007, cincuenta y dos años después de que Richard Matheson  imaginara en 1954 un último episodio para la humanidad. Donde todos los seres humanos se han convertido en vampiros, menos uno: “Robert Neville”, el protagonista de la novela “Soy Leyenda”.

 

La novela de Matheson, es una novela apocalíptica que se volvió un clásico de la literatura de terror. En 1964, el actor Vincent Price protagonizó una versión cinematográfica de esa historia que se llamó “The Last Man on Earth” (actualmente de dominio público) dirigida por Ubaldo Ragona y co-escrita por el propio Matheson.

 

En “La Ruta”, Mc Carthy cuenta la historia de un hombre y un niño que son de dos de los pocos sobrevivientes que han quedado en el mundo, luego de una catástrofe planetaria. Que en la novela es apenas nombrada como un viejo recuerdo: “Los relojes se pararon a la 1.17. Un largo tijeretazo de claridad y luego una serie de pequeñas sacudidas. Se levantó y fue a la ventana. ¿Qué pasa?, dijo ella. Él no respondió. Entró en el cuarto de baño y pulsó el interruptor de la luz pero ya no había corriente.”

 

De esa hecatombe han pasado tal vez siete u ocho años, la edad del chico. Desde entonces el padre y el hijo –ambos sin nombre- huyen hacia el sur por una carretera cubierta de cenizas y nieve, por tramos incendiada, con cadáveres calcinados que afloran negros con las bocas abiertas. Van los dos arrastrando un destartalado carrito de supermercado viendo a veces a su paso: “Cosas extrañas esparcidas por la cuneta. Electrodomésticos, muebles. Herramientas. Cosas abandonadas tiempo atrás por peregrinos en ruta hacia sus diversas y colectivas muertes.”

 

En la novela de Matheson hay, de alguna manera, abundancia, buen clima y los monstruos son salidos de la imaginación de la literatura. En la de Mc Carthy no queda nada de nada, el mundo fue arrasado, el sol apenas ilumina durante el día a través de las nubes de ceniza, de noche no hay estrellas, ni luna, el frío es mortal. También hay monstruos, pero en este caso auténticos. Por esa ruta van los dos desamparados.

 

La Ruta es una novela breve de apenas 210 páginas. El padre y el niño son sus dos únicos protagonistas que hablan entre sí lo imprescindible. Solo sobreviven aterrados, día por día, hora por hora: “Acuclillados en la carretera comieron arroz frío y alubias frías que habían cocido días atrás. Empezando ya a fermentar. No había sitio donde hacer fuego sin que les vieran. Dormían acurrucados el uno contra al otro envueltos en las malolientes colchas en medio de la oscuridad y el frío. Él abrazando al chico. Tan flaco. Mi corazón, dijo. Mi corazón. Pero sabía que aun siendo un buen padre era muy posible que ella llevara la razón en lo que dijo. Que el chico era lo único que había entre él y la muerte.”

 

Dice en otro párrafo: “El frío y despiadado girar de la tierra intestada. Oscuridad implacable. Los perros ciegos del sol en su carrera. El aplastante vacío negro del universo. Y en alguna parte dos animales perseguidos temblando como zorros escondidos en su madriguera. Tiempo prestado y mundo prestado y ojos prestados con que llorarlo.”

 

Aquí la versión cinematográfica de 1964 de “The Last Mano on The Earth”, protagonizada por el famoso inolvidable actor Vincent Price.

 

En Imágenes