Deportes

Godoy Cruz: convertir un fracaso en un éxito

El Expreso logró pasar de ser un equipo casi descendido a estar en boca del periodismo nacional por su buen rendimiento y alcanzar la punta del campeonato. Logró todo hasta aquí con unidad, sacrificio y humildad, pero aún la lucha por permanecer no termina y quedan 12 duras finales.

Un libro de batalla de los antiguos guerreros hoplitas (griegos que lucharon contra el Gran Imperio Persa) tenía en todas sus hojas escrito  un pensamiento que los soldados jamás debían olvidar: “Convertir la primera derrota en la gran victoria final”.

Esa máxima podría ser aplicada tranquilamente al presente de Godoy Cruz, que desde la llegada  de Asad revirtió su mala temporada, en el sueño cada vez mayor de conseguir el título.

“Convertir la primera derrota en la gran victoria final”

Ésta fue la frase que cada soldado griego del 480 A.C. leyó antes de ir a un campo de batalla. Tal vez,  fue la máxima que impulsó a Leonidas y a sus valerosos 300 hombres a inmolarse ante los persas en el paso de Termópilas (Puertas calientes) para la posterior victoria final de los griegos ante el poderoso Jerjes.

Godoy Cruz resignó medio año futbolero, pasaron dos entrenadores -Cocca y Trosero-, quedaron en el camino algunos jugadores y tras ese padecimiento en donde muchos ya veían al Expreso nuevamente en la B, llegó el resurgimiento.

La renovación impulsada por Omar Asad logró edificar un equipo sólido y con mentalidad ganadora con las mismas piezas que se veía venir el fracaso. El "Turco" inyectó convicción, moral y así intentó convertir la primera derrota en la gran victoria: salvarse del descenso.

Ni inmortales ni carne de cañón

El ejército persa, tal vez el mayor de su tiempo (150. 000 combatientes), tenía varias subdivisiones, aunque la más notable era el grupo de élite, Los Inmortales, integrado por 10.000 soldados que eran la guardia especial del rey, y la carne de cañón o agitadores, compuesto por esclavos o prisioneros de guerra que comenzaban las refriegas y por lo general eran los primeros en morir.

Godoy Cruz transita esa débil línea que separa el éxito absoluto de la derrota y el ostracismo. Es tan ingrato leer notas de hace menos de cuatro meses donde se cuestiona casi con sorna la continuidad de Ibáñez en el arco, el profesionalismo de Curbelo o la capacidad goleadora de Federico Higuaín. Es cierto que los rendimientos cambiaron y que las nuevas piezas le dieron al equipo otro volumen, pero en todos los casos antes no eran lo más bajo de la escala futbolera ni ahora son la élite que busca la estrella en Primera con Godoy Cruz.

A menudo las críticas periodísticas suelen ser extremistas. Sin embargo, éstos son los mismos jugadores que “Parecían una murga con Trosero” y casi los mismos que se asemejaban  a la “Naranja Mecánica del ´74” cuando con Cocca se le ganó a Boca.

Ni una cosa ni otra. Son hombres de carne y hueso que tienen rachas y momentos. Hoy por suerte, la motivación está alta y toca una etapa positiva. Cuando se de vuelta la torta deberíamos recordar los causales de los buenos momentos.

La unidad, base de los triunfos

Tras pelear todos unidos (atenienses y espartanos) lograron vencer al poderoso invasor e incluso recuperaron varias tierras. Luego y con la victoria consumada, las peleas internas entre los dos pueblos terminaron con el Imperio Persa.
 
Hoy se ve un equipo homogéneo, unido, fuerte. Hace cuánto que no se veía a todo el plantel abrazarse en un gol como en el de Castillo, cuando el mismo colombiano fue a buscar a los suplentes para sumarlos al festejo. Estaba casi olvidada la ronda de jugadores en la mitad de la cancha celebrando la victoria.

Godoy Cruz se ve compacto, dentro y fuera de la cancha. Se aprecia a un entrenador simple que no tiene un gran ego y que además da muestras claras de saber de táctica, al margen de que a veces se pueda disentir en cambios o planteos.

Es esta unión del grupo la que genera los grandes resultados. Es la solidez de las piezas y la confianza que se le trasmite al compañero la que rinde sus frutos. Hoy el Tomba está comprometido con el objetivo, tiran todos para el mismo lado y mientras eso sea así, una derrota no los desviará del camino.

Opiniones (0)
8 de Diciembre de 2016|23:15
1
ERROR
8 de Diciembre de 2016|23:15
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic