Deportes

El precio de los vuelos en Sudáfrica se dispara con motivo del Mundial

A apenas cien días del Mundial, una barrera simbólica que se franqueara el martes 2 de marzo, el precio de los transportes y los vuelos en el país experimentó un fuerte incremento, sobre todo para los días del torneo. Ante la perspectiva de que esta circunstancia pueda rebajar aún más la llegada de visitantes, se ha pedido que se denuncien los abusos, en un país donde el avión es un modo de transporte habitual por las grandes distancias y que ha renovado sus infraestructuras de cara al gran evento.

El pequeño aeropuerto de Port Elizabeth, una de las sedes del torneo, muestra por ejemplo el frenesí de los preparativos: por todas parte, obreros trabajan, construyendo nuevos accesos al recinto, una terminal suplementaria y un hotel.

"Nos preparamos para acoger a 18.000 visitantes los días punta del Mundial", una cantidad sensiblemente superior a los 2.000 de un día normal, explicó el director del aeropuerto, Azad Cassim.

La terminal debería estar finalizada para mayo, justo a tiempo para la competición, que arranca el 11 de junio. La construcción es "temporal", explicó Cassim, y el aeropuerto volverá a su capacidad habitual cuando el evento haya pasado, sin una estructura gigantesca e inútil para sus necesidades.

En este gran país, tres veces mayor que Alemania, última sede del Mundial, el avión será el principal medio de transporte entre las nueve ciudades-sede del torneo.

Por ejemplo, harían falta once horas para recorrer en coche los 1.062 kilómetros que separan Port Elizabeth y Johannesburgo, mientras que el trayecto se realiza en apenas una hora y 45 minutos en avión.

A pesar del aumento de los precios y de que hay vuelos "ya llenos durante el Mundial", la gente continúa "prefiriendo el avión al tren", destacó Kristy Leroux, de la agencia de viajes STA.

Una fuerte demanda y los gastos en pequeños aeropuertos, más allá de las grandes estructuras de Johannesburgo y Ciudad del Cabo, han favorecido que los precios se disparen, hasta el triple en los días de partidos.

"Los precios son en general más elevados, como en todo evento importante, pero las compañías aéreas se han aprovechado", reconoce Michael Tatalias, director de la asociación que representa al sector turístico sudafricano (SATSA).

La situación ha llegado a niveles tan graves que las autoridades de la competencia, dependientes del Estado, han abierto una investigación por un posible acuerdo entre las aerolíneas.

Comair, colaboradora de British Airways, South African Airways (AA), SA Airlinks y SA Express, así como las compañías de bajo coste 1Time y Mango, son sospechosas de pactar precios durante el Mundial.

Las empresas aseguran haber fijado sus tarifas en función de la demanda. Según SAA, menos de la quinta parte de los vuelos nacionales han aumentado en más del 50% su precio, principalmente para financiar el servicio añadido durante las cuatro semanas de la competición.

"Los vuelos domésticos son caros los días de punta, pero no entre dos partidos", subrayó Taliatas, que invitó a los hinchas a jugar con las fechas para 'cazar' mejores ofertas.

Un trayecto de ida Johannesburgo-Ciudad del Cabo cuesta por ejemplo 2.560 rands (247 euros, 336 dólares) para el día del partido Uruguay-Francia (11 junio) con SAA, mientras que la cantidad baja a 810 rands si se viaja dos días antes.

Para los aficionados con menos posibilidades económicas, que se instalarán en tiendas de campaña ante los elevados precios de algunos alojamientos, el autobús, el coche o el tren serán seguramente la opción alternativa.

"Vamos a tener menos visitantes (extranjeros) porque es demasiado caro", vaticinó el consultor Mike Schussler, de la Cámara de Comercio de Johannesburgo. "La gente intenta ganar dinero con el Mundial. Eso es tener visión a corto plazo", subrayó.
Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|06:17
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|06:17
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic