Deportes

Sudáfrica busca cambiar su imagen para el Mundial

El país organizador va terminando las grandes obras, sin embargo lucha por mejorar su mala imagen, en materia de seguridad, donde aparece su mayor preocupación.

A casi cien días del Mundial de fútbol, Sudáfrica terminó las grandes obras y se concentra ahora en la promoción de su imagen para atraer a los extranjeros, que dudan en viajar al país por el alto índice de criminalidad y el aumento de los precios.
  
El país se prepara para pasar el martes 2 de marzo la barrera simbólica de un centenar de días para el inicio del torneo, el primer Mundial que tendrá lugar en suelo africano.
  
"Las infraestructuras, la seguridad y la logística están listas", aseguraba el presidente Jacob Zuma a mediados de febrero y "los ladrillos y el cemento están colocados", según el vicepresidente, Kgalema Motlanthe.
  
Aunque quedan por terminar algunos retoques en el estadio Soccer City de Johannesburgo, donde se jugará la final, los otros nueve estadios ya han sido puestos a prueba en partidos del campeonato local.
  
Los aeropuertos de Johannesburgo, de Ciudad del Cabo, en el suroeste del país, y de Bloemfontein, en el centro, han sido renovados en profundidad de cara al primer Mundial que se celebra en el continente africano, entre el 11 de junio y el 11 de julio.
  
Las obras en los grandes ejes de comunicación por carretera del país también están muy avanzadas.
  
Por eso el país se concentra ahora en motivar a la población, con carteles que proclaman que el Mundial es "Ayoba" (estupendo) o anuncios en la radio que animan a los sudafricanos a aprender a decir Buenos días en español, árabe o francés.
  
Poco a poco en el entusiasmo en el país parece ir en aumento. Según un sondeo reciente, el 86% de los sudafricanos esperan con impaciencia el arranque del torneo. Y desde que se celebró el sorteo, el pasado 4 de diciembre en Ciudad del Cabo, la población no ha parado de comprar entradas.
  
De momento ya se han vendido más de un millón sobre un total de tres millones puestas a la venta para los 64 partidos de la competición. Incluso los boletos para ver a la selección del país, los Bafana Bafana, han subido muchísimo de precio.
  
Pero en el extranjero las cosas no van tan bien. La Federación
Internacional de Fútbol (FIFA) acaba de reducir sus previsiones sobre el número de espectadores.
  
"Esperábamos entre 400 y 500.000, pero serán menos. ¿Cuántos? No lo sé", confiesa el secretario general de la FIFA Jérôme Valcke.
  
Sudáfrica, con sus 50 homicidios diarios, no consigue tranquilizar a los seguidores extranjeros, inquietos por la seguridad. El ataque en Angola contra la selección de Togo cuando iba a disputar la Copa de África de Naciones (CAN), el pasado mes de enero, todavía complica un poco más las cosas.
  
Aunque los organizadores dijeron enseguida que Angola y Sudáfrica son países muy distintos, el gran número de declaraciones demuestra el nerviosismo de las autoridades del país.
  
Desde hace meses los responsables sudafricanos hablan sin cesar de los grandes esfuerzos en materia de seguridad, con más de 100 millones de euros gastados, 40.000 nuevos policías y 54 tribunales especiales, entre otras medidas.
  
Pero no consiguen convencer a todo el mundo, como lo demuestra una empresa británica que puso en venta chalecos anti-cuchillos para protegerse durante el Mundial. O las declaraciones de la leyenda del fútbol alemán, Franz Beckenbauer, que recomendó a los hinchas que "vigilen donde van" y que "se queden en grupo tanto como sea posible".
  
Casi con desesperación, Jérôme Valcke ha pedido a la prensa extranjera que "no mate el Mundial antes de que empiece". Según el responsable de la FIFA "hay que dar una oportunidad a Sudáfrica".
  
Pero el problema no es únicamente psicológico. Muchos extranjeros podrían decidir no ir al Mundial por el aumento espectacular de los precios, sobre todo en los transportes y la vivienda.
  
Frente a la gran subida del coste de los boletos de avión, las autoridades de la competencia abrieron una investigación para comprobar si las compañías British Airways y South African Airways
(SAA), entre otras, se pusieron o no de acuerdo sobre los precios.
  
A pesar de todos estos problemas, el gobierno sudafricano sigue siendo optimista y prevé que el Mundial aportará al país medio punto de crecimiento económico suplementario en 2010.
Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|04:44
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|04:44
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic