Tarde de reinas y delicias

La primera actividad de "grupo completo" de las reinas departamentales de la Vendimia 2010 consistió en un suculento "five o clock tea" organizado por Sheraton Hotel. ¿Qué exquisiteces probaron? ¿De qué se enteraron en ese evento? ¿Cuál de todas no pudo subir al piso 17? Enterate sólo con un click, en esta nota.

"Las reinas también tienen que comer", se justificaban unas... "Con esto quedamos escrachadas: ¡Ninguna cuida su figura!", decían otras ante la llegada de la prensa. Lo cierto es que la iniciativa de Sheraton hotel fue muy celebrada por las representantes departamentales de la vendimia 2010.

El evento. Cristina Sánchez explicó que “La idea primera de Sheraton Hotel fue organizar un té entre las reinas departamentales y los miembros del cuerpo consular. Por diferentes razones esta primera concepción mutó en una entretenida reunión entre las jóvenes que tiene el objeto de marcar el punto de partida de la convivencia, pues por dos semanas serán roommates y vivirán “en patota” todas las idas y venidas que implican este raid vendimial”.

Las candidatas de Luján de Cuyo y Las Heras, captadas por la cámara de MDZ al momento de elegir las delicatessen a degustar.

La primera actividad. Nada de actos protocolares, reuniones, capacitaciones ni apariciones públicas. La reina de Rivadavia le confesó en exclusiva a MDZ que el grupo que se ha formado es tan divertido que en el 5º piso del hotel se estaba organizando un pijama party, y la anfitriona sería la representante de Junín.

Merienda de delicias. Finas masitas, bombas de dulce de leche y crema, mini alfajores de maizena, galletas secas saladas, brownies y frutas frescas (melón, ananá, naranjas y duraznos, entre otras) fueron algunos de los manjares que disfrutaron las candidatas departamentales. Sin embargo, los petit fours más solicitados fueron las clásicas medialunas, los mini pebetes de jamón y queso y la creme brulée (la primera en acabarse!).

Melisa de Maipú, la primera en sentarse.
Reina asustadiza. Claudia Profetto, de Malargüe, sufre pánico a los ascensores, y al enterarse que la reunión estaba organizada en el piso 17 del hotel no se animó a subir.

Contrariamente a lo que aseguraron otros medios periodísticos; por más que le ofrecieron subir por la escalera o ser acompañada en el elevador; la soberana se mantuvo firme y prefirió tomar el té junto a su coordinadora en la planta baja. “Me he quedado encerrada muchas veces en estos aparatos, y realmente me horroriza la idea”, explicó. Por supuesto, algunas de las chicas bajaron a acompañarla y finalmente hicieron la foto oficial al ras del suelo para que la representante del departamento más austral pueda participar.

El comienzo del final. Candela y Nadya, la reina y virreina salientes, comentaron que ellas también se mudaron al hotel con las representantes departamentales, y que con el comienzo de esta ajetreada agenda cayeron en la cuenta que deben empezar a despedirse de su reinado.

“Este es un conjunto de chicas que se ve muy homogéneo y súper divertido. El año pasado había más grupos marcados y diferencias. Igualmente, recién comienza la convivencia”, comentó Candela.

“Estoy muy ansiosa por vivir la misma magia que el año pasado, pero esta vez desde otro punto de vista. Se siente el final, pero está todo bien”, dijo Nadya.

¡A trabajar se ha dicho! En estos días las representantes departamentales no solo deberán cumplir con su asistencia a actos protocolares y capacitaciones. En medio del té hizo su aparición la directora de "Canto de vino y libertad", Vilma Rúpolo, y entre algunos detalles y adelantos sobre la fiesta les explicó que deberán aprender a bailar un gato criollo; pues participarán con esa danza en un importante cuadro del acto central.

En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial