Cosechando en las alturas

Chandon Argentina realizó la primera cosecha de su viñedo Cepas del Plata, el más alto de la provincia. Para tal ocasión organizó una jornada campestre -muy ajetreada- para comunicadores locales y nacionales. El menú, las actividades, los presentes, las sorpresas y hasta un homenaje, en esta nota.

La búsqueda de nuevas alturas, la superación de fronteras y el gran desafío de instalarse en las zonas más cualitativas es el legado de los orígenes de Chandon Argentina, quien, desde sus inicios, cultiva en condiciones extremas.

Todo empezó hace más de 50 años cuando Moët & Chandon cruzó las fronteras de la Champagne francesa para instalarse en Mendoza, Argentina, en la zona más alejada y fría  de Agrelo, a 980 metros de altura.

Luego, en 1991, siendo pionero en la implementación del sistema de riego por goteo, la empresa pudo salir a la conquista de las laderas precordilleranas de Tupungato, con su viñedo en Caicayen, alcanzando más de 1.250 metros de altura.

El enólogo Gustavo Agostini, Alejandra
Merín y Ángel Vespa junto a la bandera
que marca la altura del lugar.
Y con ese mismo espíritu intrépido Chandon Argentina superó nuevos límites con su viñedo Cepas del Plata, ubicado en El Peral, Tupungato, a más de 1550 metros de altura. Con una superficie total de 110 hectáreas, este viñedo se plantó exclusivamente con las mejores cepas de Chardonnay y Pinot Noir para vinos espumantes.

Palabras de bienvenida. Hervé Birnie Scott recibió a los invitados explicando que “Moët & Chandon posee tres valores totalmente integrados: el primero tiene que ver con ser el pionero (la prueba es Chandon Argentina: la primera casa de espumante fuera de Francia), el segundo es la audacia, ir hacia lo difícil, hacia lo desafiante. El tercero es el liderazgo, si Chandon no es número uno, se siente mal. Estos tres atributos están en Cepas del Plata: es el viñedo en producción más alto de Mendoza; y el arrojo es manifiesto porque desafiamos las heladas que a esta altura son brutales y hay predadores que continuamente acechan la plantación".

Homenaje. La ocasión sirvió también para distingur a Onofre Arcos, que cumplió 35 años en la empresa. Tanto Ángel Vespa como Hervé Birnie Scott tuvieron calurosas palabras de reconocimiento para el colaborador de la casa vitivinícola, las que fueron sucedidas por varios brindis durante la jornada.

Roxana Badaloni en plena cosecha.
Paseo con paradas. La jornada estuvo organizada en estadios. En una primera etapa se recibió a los periodistas y se explicó el motivo de la convocatoria. Luego una traffic acercó a todos hacia la viña (en donde se organizó un tentempié compuesto por pinchos caprese, langostinos con jabalí ahumado y ceviche de salmón) y se los invitó a cosechar y probar desde la planta las uvas chardonnay. Por supuesto, no faltaron las copas de espumante para acompañar el momento.

Finalmente, el tercer y definitivo stop fue en Caicayén, en donde el chef Marcos Zabaleta esperaba a todos con un suculento menú.

Manjares de mediodía. Un cóctel de frutos rojos, cognac y Chandon Brut Rose esperaba a todos como aperitivo. Al momento de sentarse a la mesa se sirvió una entrada compuesta por deliciosas empanadas de osobuco al malbec y de chorizo con hongos shitaki. El plato principal fue lo más esperado: un completo asado a punto con variedad de ensaladas. Toda la comida fue acopañada por sendos espumantes: Pinot Noir Cuvée Reserva, Brut Nature y Cuvée Reserva Chardonnay.

El postre fue una delicia inusitada y digna de ser inmortalizada (ver galería de fotos). Como broche de oro, se sirvió un cóctel de cierre realizado con melón, Cuvée Reserve Chardonnay y Whisky.

Picardía del destino, esta primera cosecha coincide con los 50 años de Chandon en el mercado Argentino, como si fuera un homenaje al espíritu pionero, audaz y desafiante de sus orígenes. 

Te dejamos un video con el tradicional momento del "degüelle" de la primera botella frente a los invitados.

En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho