Un mecanismo perfecto

El creador de la Semana Negra de Gijón es un maestro del neopolicial. Sus intensas y verosímiles historias están montadas en una estructura narrativa tan original como vertiginosa, apoyadas en dosis masivas de humor negrísimo.

La bicicleta de Leonardo, de Paco Ignacio Taibo II. Bogotá, Norma, 2009. 440 páginas. $33.

Paco Ignacio Taibo II no sólo es uno de los grandes nombres del policial negro en castellano, sino que se lo considera el fundador del neopolicial en América Latina. ¿Por qué? Porque en su extensa producción literaria aborda diferentes conflictos sociales sirviéndose de la novela negra.

Y lo hace de una manera muy especial: sus intensas y verosímiles historias están montadas en una estructura narrativa tan original como vertiginosa, apoyadas en dosis masivas de humor negrísimo.

Así, en La bicicleta de Leonardo conviven cuatro épocas que ofrecen personajes y conflictos diferentes: el siglo XV, la Italia del Renacimiento y su política llena de sangre y el propio Leonardo da Vinci con sus inventos y pesares; la Barcelona de comienzos del siglo XX, atravesada por los ideales anarquistas y la necesidad de justicia social de Antonio Amador, un periodista tuberculoso; las contradicciones de los ´70 y la Guerra de Vietnam encarnadas en Jerry Milligan, ex agente de la CIA y traficante; y el México de los ´90, con sus espúreos negocios a través de la frontera con Estados Unidos investigados por José Daniel Fierro, un escritor mexicano que no escribe.

Estas cuatro historias, a pesar de su voluntad fragmentada –de hecho está organizada en “sectores”, partes y capítulos-,  funcionan en un orden perfectamente lógico y le deja al lector la tarea de armar el aparente rompecabezas que pronto descubre el mecanismo de relojería que Paco Ignacio Taibo II ha preparado para él, aceitando el camino con citas y homenajes literarios varios.

Entre los bocetos de Leonardo, las balaceras anarquistas, los sentimientos parias del ex veterano, el patético enamoramiento por televisión del escritor de una basquetbolista y varios cadáveres, claro, Taibo explora el sórdido mundo del tráfico de órganos en su México natal.

En clave literaria denuncia a los mercenarios que raptan en Ciudad Juárez a turistas para traficar con sus órganos, a los médicos corruptos que en clínicas de frontera se prestan a realizar las ablaciones y a la red de silencio urdida por funcionarios, políticos y policías que lo permiten y medran con ello.

Lo notable es que a medida que avanzan las páginas el lector va descubriendo que las cuatro historias están relacionadas entre sí de una manera sorprendente. Taibo, creador de la maravillosa Semana Negra de Gijón, donde año tras año reúne a las mejores mentes “criminales” del mundo en todos los idiomas, sabe lo que hace.

“La realidad compite en la ficción sólo en las novelas, la realidad triunfa en la realidad siempre y sin dudarlo, arrasa a los cuentos y las historias, se los come. La realidad es rara, la realidad es irreal”, piensa el escritor José Daniel Fierro sobre el final de la novela.

Y no se equivoca. Porque Leonardo inventó la bicicleta, Antonio Amador fue un periodista ácrata, la operación Phoenix en Raigón tuvo lugar y los transplantes de riñón en Ciudad Juárez suceden. “¿No habrá otra forma de mejorar la historia que la literatura?”


Patricia Rodón

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (1)
3 de Diciembre de 2016|01:40
2
ERROR
3 de Diciembre de 2016|01:40
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. "la realidad compite CON la ficción sólo en las novelas,la realidad triunfa en la ficción siempre y sin dudarlo,..." pregunto, no he leido a Taibo; y la literatura no mejora la historia solo la ayorna pero sigue siendo la misma.
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016