Los asistentes al recital de Sabina y todas las anécdotas

Era una negra noche en la provincia, pero es sabido que a los mendocinos nos sobran los motivos para tirar la casa por la ventana. Ocupen su localidad a mil por hora, lectores… Sabina pasó por nuestros pagos y muchos quedaron locos de atar, enfermos de delirium tremens. Eso sí: todos terminaron pasándolo bien, hasta la rubia de la cuarta fila.

El estadio Malvinas Argentinas se vistió de fiesta y pasión el sábado por la noche. Pero esta vez no fue un partido de fútbol el motivo de tanta euforia. Joaquín Sabina desembarcó en Mendoza para presentar su nuevo disco Vinagre y Rosas y sus fans dieron rienda suelta a un entusiasmo sin tapujos.

El recital comenzó con Tiramisú de limón, pero el delirio de los fanáticos fue manifiesto y el estadio explotó con la interpretación de Noches de boda, del disco 19 días y 500 noches. El fervor popular también fue patente cuando se escuchó Nos sobran los motivos, un tema que generalmente Joaquín no canta en sus recitales.

Renovado. Un comentario constante en el campo premium fue el excelente estado de ánimo de Sabina. Los fans se mostraron felices por encontrarlo con muy buena salud y súper simpático.  Según los relojes de muchos de los presentes, el recital empezó a las 21:45 y terminó minutos después del paso de la medianoche.

La andaluza Marita Barros embrujó a todos con su voz.

Un encuentro emotivo. Es conocido el cariño particular que el español tiene con la Argentina. El cantante ha declarado su admiración por el General San Martín (“ese si fue un verdadero milico, no como los de ahora”, dijo) y además mantiene amistad con muchos coterráneos.

Lágrimas de emoción y aplausos de reconocimiento surgieron en los presentes cuando desfilaron palabras de profundo afecto a algunos de sus amigos argentinos que ya no están, como Adolfo Castello, Tomás Eloy Martínez, Jorge Guinzburg, Sandro y Fontanarrosa; pero el momento más emocionante fue cuando le cantó especialmente Con la frente marchita a Mercedes Sosa.

Los elogios a Mendoza, su cordillera y su gente fueron una constante. El cambio de letras en algunos temas para mencionar a la provincia y hasta el descanso “para tomar un vinito de esta tierra” produjeron una comunión constante con el público.

Apuradísimos. Fernando Cruz Canci llegó corriendo junto a sus padres, Carlos y Norma, y su novia Flor Bertolotti.

Revelación. La española Marita Barros sorprendió a todos con un caudal de voz impresionante. Versátil y seductora, la vocalista emocionó con su interpretación de Y sin embargo y Como un dolor de muelas.

Muchos aplausos logró arrancar con Una canción para la Magdalena, en la que el escenario cambió momentáneamente con la aparición de una farola iluminada y Marita, cigarrillo en mano, medias de red y una sugerente liga roja que asomaba por debajo de una cortísima minifalda, hizo las delicias del público masculino.

Cumpleaños y sorpresa. El 12 de febrero el español sopló 61 velitas; y a un grupo de seguidores mendocinos se les ocurrió preparar una original sorpresa. Desde el momento de apertura de las puertas del estadio hicieron correr de boca en boca un mensaje: “luego del cuarto tema, todos le cantamos el cumpleaños feliz”. El desafío fue todo un éxito.

Platea solidaria. Una iniciativa digna de destacar tuvieron los organizadores del recital, la empresa “Nación Alternativa”, al convocar a FUNDACER. Gracias a esta invitación un total de 102 voluntarios ayudaron a ubicar a los espectadores y recaudaron fondos con grandes alcancías.

Esta institución, fundada en 1986 en el área de Neonatología del Hospital Lagomaggiore, se centra en reducir los índices de mortalidad infantil, humanizar la atención, capacitar a los equipos de salud y contener a las familias que atraviesan momentos difíciles en los nacimientos.

Mariano Avendaño, Susana Pía, María Eugenia Ibarra de Brandi (presidenta de Fundacer) y Ricky Videla recolectaron fondos para la institución.

Lanzadas. La nota de color la protagonizaron dos chicas que se instalaron junto a la valla de contención, a pocos metros del escenario, muñidas de sendos carteles: uno decía “temazo” y la consigna era desplegarlo cada vez que el español interpretaba un tema que ellas adoraban. El otro demostró que las muchachas mendocinas cada vez están menos pudorosas: “nos calentás a todas”, rezaba. El cantautor se los agradeció lanzándoles un beso aéreo.

Anécdota I. Las introducciones que el artista hacía a sus temas fueron un espectáculo aparte. Entre poesías y relatos de experiencias sobresalió la siguiente, que fue la más festejada por el público: En Uruguay se le acercó corriendo una mujer con una bebita y al saludarlo le dijo “mi hija se llama Magdalena en honor a tu tema”. Joaquín le contestó “me alegro mucho, pero espero que no te salga tan puta”. Por supuesto, carcajada general.

Anécdota II: En el sector del campo fue notorio el ímpetu y la emoción de un acalorado fan que cantó hasta casi quedar sin voz cada uno de los temas. Su pasión fue recompensada: Joaquín lo señaló deliberadamente y le obsequió el bombín que usó durante todo el recital.  

En Imágenes
Wildlife Photographer of the Year 2017
18 de Octubre de 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017
Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
17 de Octubre de 2017
"Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México