Deportes

La Copa, un beso y una foto 24 años despúes

Desde 1986 que José Luis Brown anhelaba tener algún día la posibilidad de volver a levantar la Copa del Mundo con más comodidad que en aquella tarde en el estadio Azteca mexicano, besarla y llevarse una fotografía instantánea que recuerde ese mágico momento.

"Fue un momento muy lindo", remarcó Brown en declaraciones a Noticias Argentinas, tras haber levantado bien alto la Copa, lógicamente sin aquel dolor en uno de sus brazos que lo aquejaba en México, y darle uno y varios besos, para quedar registrado en múltiples flashes de cámaras de fotos.

El defensor campeón del mundo en México 1986, donde marcó un gol de cabeza en la final ante Alemania y se lesionó un brazo -aunque siguió jugando-, comentó que después de aquel partido no logró conseguir una foto propia dándole un beso al trofeo, ya que "ningún fotógrafo argentino la tenía".

"Fue una cosa increíble", expresó el "Tata", que dijo que la única fotografía que tiene en su casa besando el trofeo de 1986  la obtuvo tras una ardua negociación con un niño de la India durante una gira de algunos de los jugadores campeones en México por aquel país asiático.

¿Cómo es eso? Brown así lo explica: "En 1993 fuimos a jugar partidos de fútbol cinco a la India, jugamos en varias ciudades y en uno de esos partidos viene un chico pidiéndome que le firmara un autógrafo con un pedazo de diario."

"Yo miro la foto y veo que era yo besando la Copa, entonces le digo por intermedio de un traductor, esto es para mí, porque yo no tengo esta foto. Pero el chiquito no quería saber nada con  que yo me quedara con la foto", dijo.

"Al final llegué a un acuerdo con el nene y le dije que venía conmigo al vestuario, salía a la cancha, se sentaba en el banco  de suplentes y yo después del partido le regalaba mi camiseta a cambio del pedazo de diario", contó Brown.

El pequeño aceptó la propuesta y de esa manera el "Tata" logró conseguir su única foto dando un beso a la Copa: "Cuando volvimos a la Argentina llevé el recorte a sacarle una fotocopia y amplié la imagen. Hoy tengo un cuadro aparte en mi casa donde está la foto y abajo está escrito en inglés, El beso de la vida. Es un recuerdo muy lindo."

"Fijate de qué manera yo conseguí una foto besando la Copa. Yo se la había pedido a una infinidad de fotógrafos argentinos y nadie la tenía, nadie la había sacado. Claro, se ve que estaban sacando fotos para todos lados y nunca pude conseguirla de un fotógrafo argentino", expresó.

El técnico campeón del mundo en 1986, Carlos Bilardo, también asistió a la presentación en la localidad bonaerense de Ezeiza, pero se marchó temprano, antes de que fuera descubierta la preciosa estructura realizada en oro de 18 quilates, de 36,8 centímetros de altura y 6,17 kilos de peso.

"Nunca toqué la Copa", dijo el entrenador. "Cuando la ganamos (en México) dije, me saco la foto el año que viene, cuando ganemos de nuevo. En el 90, pasaba (Lothar) Matthaus con la Copa y me dio vergüenza decirle, dejame sacar una foto ", agregó en diálogo con la prensa.

Luego, simplemente comentó: "Me dijeron que era a las 12:00  (la presentación), pero ya son las dos (14:00). Me tengo que ir."

Quien sí pudo tocar la Copa y "tenerla un rato" fue Leopoldo Luque, delantero campeón del mundo en Argentina 1978.

"En el Mundial no la pude agarrar, apenas si la toqué, porque (Daniel) Pasarella la tenía, la agarró y no la largaba", recordó Luque con una sonrisa.

"Qué pesada que es, ¿eh?", se sorprendió Jacinto.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|10:07
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|10:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016