Que trabajen los que tienen que trabajar, ¿o no?

Chicos que trabajan. La injusticia cotidiana, de Víctor Chebez. Buenos Aires, Capital Intelectual, 2009. 112 páginas. $21.

El sociólogo Víctor Chebez le puso fundamentos, palabras legibles para el común de la gente y tapas de libro a un tema que ocupa debates cotidianos en todos los niveles de la sociedad: ¿deben los chicos trabajar?

La respuesta del autor del libro Chicos que trabajan está en consonancia con lo que dicen las normas internacionales: “no”. Pero le da cuerpo a esta respuesta y no la deja colgando para que cualquier vecino asustado por “tanto joven delincuente” que hay por allí, tironee ese “no”, queriendo transformarlo en un “sí” forzado por prejuicios, sinrazones o, simplemente, por la desinformación.

Hay más preguntas en el libro, que buscan indagar en el lector: ¿Queremos morigerar o combatir la pobreza?, por ejemplo. Porque, como decía mi abuela, “una cosa es una cosa, y otra cosa, es otra cosa”. De cómo se responda a esta pregunta, surgirá lo que las diferentes vertientes ideológicas quieren para “nuestros niños”: desde “protegerlos” como su fuesen una planta que hay que regar, hasta reconocer sus derechos y pedir y exigir su respeto como personas.

Chebez, el autor, conoce del asunto, ya que coordina el Observatorio Regional de Políticas contra el Trabajo Infantil de la Universidad Nacional de San Martín, en Buenos Aires. Por ello, ensaya soluciones –algo inusual, frente a tanta vocación diagnosticadota de los argentinos- y las centra en la generación de políticas de Estado que vayan más allá de las diferencias y disputas entre sectores e ideas enlatadas.

Hay cifras y cuadros, para los que exigen rigurosidad de fuentes. Y para quienes quieran profundizar en el tema, un listado de recursos impresos y disponibles en Internet para sumergirse en una cuestión tan vigente aquí y en cualquier parte del mundo, pero fundamentalmente, en las fincas de Mendoza: chicos forzados a entregar su niñez a cambio de unos magros pesos que no mueven la aguja de sus vidas.

En Imágenes