Videovigilancia urbana: ¿moda, placebo, voyeurismo, método eficaz o qué?

Poner camaritas por todos lados da respuesta rápida al reclamo de mayor seguridad y lo complejo de la tecnología genera pocas preguntas de parte de una sociedad que, al desconocer de cuestiones técnicas, prefiere admitir y aceptar sin hacer demasiadas preguntas.

La Ciudad apuesta a que cada una de sus calles y cada espacio del Gran Mendoza sirva como escenario de un Gran Hermano policial. A las cámaras que ya existían en puntos “estratégicos” de la Ciudad, se le sumaron recientemente 100 y serán 250 más en los próximos meses.

Estas últimas 350 videocámaras de última generación, con un servicio prestado eficientemente por empresas dedicadas a ello y con una buena capacidad de captación de lo que ocurre, de día, en los sectores que enfocan, costaron unos 30 millones de pesos.

Lo que se pone en discusión, ante este desafío que promete, una vez más, darle un tiro de gracia a la inseguridad, es una serie de incógnitas que ya se están formulando en los países que impusieron la moda, pero que ya pusieron reversa, ante los magros resultados.

Países como Inglaterra y Francia incentivaron su uso, instalaron la moda, pero ya desistieron de utilizar estos mecanismos de vigilancia, porque no dio resultado la ecuación costo-beneficio.

Así, tal como lo publicó El Dipló ya en 2008, la Universidad de Berlín concluyó que “a lo largo de los últimos 15 años, la videovigilancia tuvo un crecimiento considerable en toda Europa, al punto que en 2004, el 29 por ciento de los lugares accesibles al público (…) estaban equipados con un sistema de cámaras”.

El criminólogo, Jason Ditton, al analizar la experiencia inglesa, señaló que “en mi opinión, antes de su instalación se hizo semejante ruido en torno a las cámaras, presentado como un remedio milagroso incluso antes de haberlas conectado, que sus verdaderas posibilidades de éxito eran nulas”.

Mientras que el periodista francés Noe Leblanc, sostuvo que, “en efecto, se espera que la videovigilancia acabe con los robos, desvalijamientos, ataques a las personas, a los vehículos, vandalismo tráfico de estupefacientes, acumulación de basura, alteración del orden público. Pero estos delitos no son ni cometidos por las mismas personas, ni por las mismas razones, ni en las mismas circunstancias, lo que impide que se adopte una solución única, aunque se la presente como ´todo en una´”.

Tal como lo contó MDZ en 2008, el diario inglés The Guardian comparó a los ultradefensores de la videovigilancia con sus ultradetractores, dejando en claro que unos y otros “comparten una creencia ingenua en el poder de la tecnología, sea ésta benéfica o maléfica”.

Las mil preguntas que deberíamos hacernos, redundan en algo concreto: ¿esta nueva promesa de derrotar al delito esta vez será cumplida?

Imaginemos el centro de operaciones de la videovigilancia urbana. A sus trabajadores y jefes en acción. A los aparatos destellando sobre pupilas cansadas. Y preguntémonos:

- La persona encargada de controlar los monitores, ¿los ve a todos juntos a la vez sin pestañear? ¿O hay varios encargados por cada pantalla, prestos cual felino a su presa?
- Cuándo ve algo sospechoso, ¿llama a la policía?
- Cuando le informa a la policía, ¿ésta responde en tiempo y forma?
- Cuando la policía lo atrapa, si lo hace, ¿queda detenido?
- Lo que vio, ¿sirve como prueba de un delito?
- Si no sirve como prueba de un delito, ¿es una herramienta eficaz para la lucha contra el crimen?

Además,

-¿Está bien que alguien mire todo lo que pasa en cualquier lugar, sin previo aviso? ¿No se podría prestar para acciones aviesas en caso de violar la intimidad?



- El controlador de las cámaras, ¿es infalible?, ¿no abandona su puesto bajo ninguna circunstancia?, ¿informa de todo lo que ve?
- ¿A quién le informa? El que recibe la información, ¿actúa en consecuencia, realmente?

¿Prevención?

- Si las cámaras sirven para reconstruir un escenario de un hecho delictivo que pasó sin que siquiera el controlador se percatara, ¿sirvió para prevenir o sólo para tener exactitud de cómo sucedieron las cosas?
- ¿Sirve entonces este sistema para prevenir el delito, o solo para reafirmar qué pasó?

En cuanto al material obtenido:

- Lo que registran las cámaras, ¿queda grabado?
- Y si así fuera, ¿alguien los repasa sistemáticamente? ¿Qué pasa con el material grabado? ¿Lo puede ver cualquiera? ¿Para qué?
-El que los repasa, ¿qué busca y para qué?
 - ¿Se guardan archivos de lo grabado o se graba sobre la misma cinta?

Pensando en quien va a cometer un delito:

- El que va a delinquir, ¿es tan tonto como para no saber que está en una zona videovigilada, luego de que el intendente saliera en todos los medios promocionando su nuevo “chiche”?
- Entonces, ¿el sistema de videovigilancia sirve para desalentar la comisión de delitos?

Viviendo en Mendoza hay muchas otras preguntas que hacerse, en la búsqueda de una explicación a la manía de copiar ideas sin antes chequear sus verdaderos resultados ni manejar con seriedad sus verdaderos objetivos: ¿qué pasa en alguno de los habituales cortes de luz?, ¿las cámaras tienen, realmente, resistencia anti-vandálica?, ¿cuál es la ecuación costo-beneficio calculada por sus promotores?, ¿qué personal y con qué capacitación, horas de descanso y niveles de seguridad las opera?

En definitiva, las preguntas parecen ser más que las respuestas.

Opiniones (6)
28 de Junio de 2017|09:28
7
ERROR
28 de Junio de 2017|09:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. CARLOSALBERTO236: POR UNA SIMPLE RAZON, QUIZAS LES ROMPES EL NEGOCIO, TANTO DE LOS FUNCIONARIOS COMO DEL PERIODISTA, QUE EN ESTA NOTA SE HA MANDADO MUCHOS BOLAZOS.-
    6
  2. la locura impulsada por este intendente de poner en acción tareas de inteligencia para controlar a los ciudadanos no parece tener fin... Esto viene a sumarse a los telefonos pinchados de los concejales opositores, camaritas por doquier en el mismo concejo y en el edificio municipal ni hablar y ahora sale Gran Hermano recargado a la calle, en mi opinión le importa un bledo la seguridad como no sea la de él mismo y sus socios. Para eso pone en acción estas estrategias de Gestapo menduca.
    5
  3. Perdonen ustedes el concepto: es una verdadera "pelotudez", nada más que eso.
    4
  4. No se si en Mendoza hay una persona con mas conocimientos que yo en esta materia y resulta que no me ponen el comentario, no los entiendo.
    3
  5. vouyeur.... morbo, si a los operadores policiales no les da la cabeza ni para mirar en primera persona, sabes que?, ..... jajajjajaja... con esto se sumergen en los huracanados vientos de la pelotudes.
    2
  6. NO ESTA MAL LA IDEA ... pero ? NO NOS OLVIDEMOS QUE LA LICITACION LA GANA UNA EMPRESA DEL GRUPO VILA - MANZANA . Habran cerrado en NEGOCIO CASAVAN Y LOS VILA-MANZANA ?
    1
En Imágenes
Boca festeja la obtención de su 26to. título en La Bombonera, acompañados por una multitud de hinchas.
26 de Junio de 2017
Los festejo de Boca Campeón
Hockey: ¡Histórico, Murialdo campeón!
26 de Junio de 2017
Hockey: ¡Histórico, Murialdo campeón!