Deportes

Dos jugadores de la NBA, suspendidos por llevar armas

Gilbert Arenas y Javaris Crittenton, de los Wizards de Washington, fueron suspendidos por lo que resta de temporada luego del escándalo que protagonizaron al llevar armas de fuego al estadio.

La decisión fue tomada por el comisionado Stern después de que completase las reuniones privadas que mantuvo con ambos jugadores y al menos Arenas ya ha dicho que no va a presentar ningún tipo de apelación, mientras que Crittenton no ha dado respuesta oficial.

Antes de que el comisionado Stern diese a conocer su decisión sobre el grave asunto, que se encuentra también en los tribunales de justicia de Washington, ya había trascendido a varios medios de comunicación que Arenas no jugaría más esta temporada, pero tampoco era el final de su carrera.

El propio jugador, de acuerdo con el periódico "Washington Post", fue a la reunión mantenida hoy, miércoles, con el comisionado con el convencimiento que iba a ser suspendido por lo que restaba de temporada y además que se lo merecía.

Stern, desde que se dio a conocer el grave incidente, siempre fue partidario de la suspensión indefinida, al margen de ver cómo se desarrollaba el proceso legal y toda la propia investigación que abrió la oficina del comisionado.

"La NBA ha llevado a cabo una investigación exhaustiva de los acontecimientos relativos a este asunto", declaró Stern. "No se discute que, tras una discusión en el vuelo de regreso del equipo de un partido disputado en Phoenix, ambos jugadores llevaron luego armas al vestuario del Verizon Center".

Stern también dijo que tanto Arenas como Crittenton mostraron las armas mientras había otros jugadores y personal del equipo en las inmediaciones.

"La conducta de ambos profesionales es contraria a las normas específicas que se dan dentro del convenio colectivo entre la NBA y el Sindicato de Jugadores, que prohíbe tener un arma de fuego en las instalaciones deportivas de nuestra organización, normas que recordamos tanto por escrito como en persona", subrayó Stern.

El comisionado de la NBA dijo que para nada su organización cuestionaba el derecho de ambos profesionales a tener un arma de forma legal tanto en su hogar como en otro tipo de negocios.

"Se trata de la posesión de armas de fuego en un lugar de trabajo de la NBA, que no está permitido bajo ningún concepto", recordó el comisionado. "Me he reunido con Arenas y Crittenton. Ambos han expresado arrepentimiento por sus acciones y la comprensión de la gravedad de sus transgresiones".

Stern destacó que tanto Arenas como Crittenton se habían comprometido en hacer trabajos comunitarios y convertir las lecciones aprendidas en un mensaje educativo para los demás.

"No tengo ninguna duda de la sinceridad de sus expresiones y de crear algo positivo de todo este incidente", subrayó Stern. "Lo anterior no quiere decir que de ninguna manera justifiquemos las mismas".

El comisionado de la NBA reiteró que no había ninguna justificación para protagonizar ese tipo de conducta y de ahí que tomase la decisión de no permitir que Arenas y Crittenton jugasen lo que resta de temporada del 2009-10 con la consiguiente pérdida de salario.

De inmediato, los Wizards dieron a conocer un comunicado en el que aceptaban por completo la decisión que había tomado el comisionado de la NBA.

"Su falta de criterio también ha violado la confianza de nuestros aficionados y está en contraste con todo lo que Abe Pollin defendió durante toda su vida", destacó el comunicado de los Wizards.

En el mismo también se recuerda como el ex dueño de los Wizards, que falleció el pasado noviembre a la edad de 85 años, cambió, en 1997, el anterior nombre del equipo, los Bullets, para mostrar el rechazo completo a la violencia armada que se daba en la comunidad.

"Esperamos que esta situación negativa pueda producir algo positivo al servir como un recordatorio de que la violencia armada es un problema grave y todos debemos luchar para superarlo", destacó el comunicado de los Wizards.

Por su parte, el entrenador del equipo, Flip Saunders, admitió que todos sabían que después de lo sucedido, nada bueno iba a darse cuando llegase la hora de dar soluciones.

Preguntado durante una conferencia telefónica qué mensaje envía con las suspensiones, Stern subrayó que el de cumplir al cien por ciento con lo que establece el convenio y las reglas por las que se rigen.

"Lo que queremos dejar muy claro es que cuando decimos que las armas están prohibidas en los edificios y de negocios del equipo, se debe cumplir y los infractores serán tratados con dureza, por todo el riego que conlleva para otros profesionales y para los que puedan estar involucrados", subrayó Stern.

El comisionado también destacó que la entrevista con ambos jugadores fue constructiva porque quedaron claras las posiciones y la valoración de lo sucedido, al igual que la determinación por parte de la liga de cumplir con el convenio y las reglas de la competición.

"Sentí que debía hacer algo para evitar que Arenas se hiciese más daño a sí mismo y le expliqué que su comportamiento no era el mejor", valoró Stern. "Quedó claro que tratamos de proteger (a los jugadores), de hacer cosas que son absurdas y perjudiciales. Sentí que Gilbert estaba en ese proceso y mi obligación era detenerlo".

Arenas, de 28 años, también se declaró culpable el 15 de enero en el Distrito de Columbia, en el Tribunal Superior, de un cargo de posesión de armas después de admitir que llevaba cuatro armas en el vestuario después de una acalorada discusión con Crittenton durante un juego de cartas en el avión del equipo.

El jugador franquicia de los Wizards está fuera de la competición desde el pasado 6 de enero cuando el Stern anunció la suspensión indefinida, que le costará la pérdida proporcional de los 16 millones de dólares que tiene de salario para esta temporada.

Tampoco está claro cuál será la decisión que tomen los Wizards en cuanto al futuro del jugador, del que le quedan cuatro años más de contrato y 80 millones de dólares.

Arenas tiene que esperar también la sentencia de un tribunal, prevista para el próximo 26 de marzo, y en función de cual sea el resultado los Wizards podrían anular su contrato, especialmente si recibiese una condena de cárcel.

Por su parte, Crittenton, que está lesionado y no ha jugado en toda la temporada, fue condenado a trabajos comunitarios y un año de libertad condicional.

Tanto el presidente del sindicato de jugadores, Billy (Hunter), como el representante de los jugadores, el base Derek Fisher, de Los Ángeles Lakers, han sido coherentes con su postura inicial de dejar que la NBA cumpla con lo establecido en el convenio colectivo.

"Observaremos para que nuestros jugadores no sean perjudicados y por lo tanto también debemos asumir todas las responsabilidades que se nos exige en el convenio", declaró Hunter. "Debemos dar un mensaje limpio a todo el mundo".
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|15:35
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|15:35
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016