Deportes

Ánimos de revancha en las semifinales de la Copa África

Aunque pocos hubiesen apostado por ellos la principio del campeonato, podía pasar, como así ha sido, y llegados a las semifinales, que se disputan mañana.

Se dan todos los ingredientes para que salten chispas en Benguela, en el Complexo da Sra. da Graça, ingredientes de los que, en principio, carece la primera de las semifinales, en la que Ghana y Nigeria, dos selecciones mundialistas, dos de las favoritas para sustituir a Egipto como campeonas continentales, medirán su fútbol en la capital angoleña, en Luanda.

Argelia y Egipto se quieren poco, acumulan una cadena de agravios mutuos cuyo origen se remonta a la fase de clasificación para el Mundial de Italia 1990, cuando un jugador argelino fue acusado de agredir al médico de la selección egipcia con consecuencias graves.

El último capítulo de esta rivalidad mal entendida tiene su origen en la fase de clasificación para el Mundial de Sudáfrica, en los tres partidos disputados a finales del año pasado, uno de ellos de repesca, que dejó a Egipto fuera del campeonato en favor de 'Los zorros del desierto'.

Los roces entre ambos equipos rebosaron el terreno de juego y finalizaron con acusaciones entre los máximos dirigentes de ambas naciones, después de que Egipto denunciase que su comida había sido envenenada en Blida, de que el autobús argelino fuese apedreado en su camino hacia El Cairo y de que cientos de aficionados resultasen heridos en Jartum, donde se dirimió el desempate.

Pero, independientemente de la carga ambiental, los partidos se ganan en el césped y para Argelia la de mañana es la mejor oportunidad de demostrar que su clasificación para el Mundial no fue una carambola, sino la consecuencia lógica del fútbol que despliegan los muchachos de Rabah Saadane, justo lo contrario de lo que quiere demostrar Egipto.

El fútbol de Argelia ha ido creciendo con el paso de los partidos. Si en la primera jornada encajó tres goles frente a Malaui, lo que le supuso una derrota sonrojante por abultada, se ha plantado en semifinales tras apear a Costa de Marfil, la gran favorita, en un partido trepidante.

Argelia no llegaba a semifinales desde 1994, año en que ganó su único título, y lo hace alta de moral y consciente de que ha armonizado su juego, predecible y discreto a principio de campeonato, y con todos sus efectivos a las órdenes de Saadane.

Pero enfrente tendrá a Egipto, campeón de las dos últimas ediciones y el único equipo de la presente que suma sus partidos por victorias gracias a un fútbol ordenado y muy serio, que se apoya en hombres como Hassan, Moteb o Zidan, en estado de gracia.

'Los Faraones' sólo han encajado dos goles en todo el campeonato, vienen de eliminar en cuartos a la Camerún de Eto'o y se han mostrado hasta el momento como el equipo más trabajado tácticamente del torneo. Una vez más aparecían en las quinielas como un favorito circunstancial, y una vez más están donde hay que estar para ganar torneos.

La segunda de las semifinales no es menos impredecible. Pese a su potencial, el fútbol de Nigeria ha sido dubitativo y errático durante todo el torneo. Consiguió vencer a Mozambique y Benin en la primera fase, dos equipos menores, pero fue zarandeado por Egipto en su debut.

En cuartos le cayó Zambia, a la que sólo pudo eliminar en los penaltis después de 120 minutos sin goles, un desempeño discreto para una selección que cuenta en sus filas con gente como Odemwingie, Obasi, Yakubu, Uche u Obi Mike, un arsenal.

Shaibu Amodu, el técnico de Nigeria, ha prometido cambios para medir mejor el fútbol de Ghana, que cuenta con la ventaja de haber disputado un partido menos al haber estado encuadrada en el grupo B de Togo, retirada antes del inicio del torneo.

Ghana ha marcado tres goles y ha recibido otros tres en los tres partidos que ha disputado hasta hoy, números que le han valido para meterse en semifinales, pero de momento el fútbol de los de Milovan Rajevac ha estado lejos de lo que se espera de una selección mundialista.

Dos partidos, pues, con muchos alicientes los que se disputarán mañana en Angola para determinar qué dos selecciones jugarán el domingo la gran final que coronará al campeón de África.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|22:43
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|22:43
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016