Deportes

La tragedia, una constante del boxeo argentino

Muertes, cárceles, juzgados: el ámbito policial tiene una larga incidencia en la historia de los boxeadores de todo el mundo y los referentes de nuestro país no escapan a esa estadística.

La violencia suele ser una constante en la vida de los boxeadores: muchos de ellos no pueden escapar a su destino trágico y terminan sus días de manera abrupta o pasan varios de ellos entre hospitales o cárceles.

El accidente de tránsito protagonizado por "La Hiena" Barrios en Mar del Plata, que le costó la vida a una joven embarazada, es otro que se suma a la lista que agrupa nombres de la talla de " Ringo" Bonavena, Carlos Monzón, Víctor Galíndez o "El Mono"José María Gatica .

Lo de Barrios, por ejemplo, ocurre a 15 años de la muerte del campeón mundial de la categoría mediana Carlos Monzón, en un accidente automovilístico el 8 de enero de 1995, cuando conducía hacia el penal en el que cumplía una condena de 11 años por el crimen de su esposa, Alicia Muñiz.

Oscar Bonavenatampoco escapa al destino trágico y su final es, posiblemente, uno de los que más representa esta idea. Ídolo popular del deporte argentino como pocos, combatió internacionalmente y murió asesinado de un balazo efectuado por el guardaespaldas del dueño de un burdel, en los Estados Unidos, el 22 de mayo de 1976.

El 12 de noviembre de 1963 había muerto, también de manera trágica, José María Gatica, otro de los grandes emblemas del boxeo argentino. Pobre, había ido a vender muñequitos a la cancha de Independiente, en Avellaneda, y a la salida cayó bajo las ruedas de un colectivo.

Jorge "Locomotora" Castro estuvo al borde de la muerte: en un accidente automovilístico en Puerto Madero casi pierde la vida y tuvo a todo un país en vilo desde la cama de un hospital del que pudo volver.

Víctor Galíndezhabía conocido la gloria en los 70 y amasado una fortuna que lo diferenciaba de aquella infancia pobre que lo marcó. Dos veces campeón mundial mediopesado, se retiró del boxeo para dedicarse al automovilismo. Su vida se apagó en 1980, cuando tenía sólo 31 años y en su primera carrera en el TC debió abandonar y fue atropellado por el auto de otro competidor mientras caminaba por la banquina.

"Uby" Sacco tenía sólo 41 años cuando murió, en 1997. Su pasado de gloria había tapado una vida de excesos primero económicos, desgastantes luego, como su adicción a las drogas. Robó, huyó, fue preso… no se bancó la vida y quienes más lo conocieron recuerdan que se dejó morir por un tumor en las fosas nasales y una meningitis.

La lista es extensa y se engorda con el pasado deportivo de cada uno de estos hombres que escribió páginas perfectas sobre el ring pero que se destiñeron al sacarse los guantes.

(Fuente: Infobae)
Opiniones (3)
8 de Diciembre de 2016|17:47
4
ERROR
8 de Diciembre de 2016|17:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. El boxeo es una tragedia humana. El boxeo argentino tiene, además, la tragedia de que estos delincuentes frustrados son todos peronistas, el hecho maldito del pais decente. Y hablando de peronistas, De Narváez es un boxeador de la política. Peronista (paracaidista, obvio), millonario que no trabajó en su inútil vida. En fin, cría cuervos que te sacaran los ojos.
    3
  2. como comparar a los grandes que tuvieron malas como cualquiera, pero este salame que se manda semejante barbaridad y se va es un cagon barbaro
    2
  3. Todos estos Boxeadores tienen algo en Común: todos son o fueron unos Mangines de Primera, ninguno es un señor como Omar Narvaez. Así, es muy fácil predecir como terminan: en algún quilombo serio
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic