Deportes

Mercedes lanza su "flecha de plata" con un objetivo: el título

El presidente de Daimler, Dieter Zetsche, apeló hoy ante 600 invitados al orgullo nacional alemán en la presentación del primer equipo enteramente Mercedes.

Color plateado mate para que las estrellas que reluzcan sean los pilotos Michael Schumacher y Nico Rosberg. Así presentó hoy su primer Fórmula 1, su "flecha de plata", el nuevo equipo Mercedes GP, que nace con el objetivo de ser campeón.

"Es nuestra meta y nuestra misión ser campeones", dijo Schumacher, que regresa en 2010 a la máxima categoría del motor con 41 después de tres de retiro y con un palmarés de siete títulos y 91 triunfos en Grandes Premios.

Schumacher acaparó hoy la atención en el Museo de Mercedes en Stuttgart junto al viejo coche de Brawn GP, que sólo presentaba sus nuevos colores. Su forma definitiva y su interior se conocerán la próxima semana en los primeros tests de pretemporada en Valencia.

El presidente de Daimler, Dieter Zetsche, apeló hoy ante 600 invitados al orgullo nacional alemán en la presentación del primer equipo enteramente Mercedes.

El jefe de la escudería, el británico Ross Brawn, destacó en cambio que es "de lo más motivador" volver a trabajar junto a Schumacher, con el que ganó siete títulos, dos en Benetton y cinco en Ferrari. Rosberg, señaló, será "un magnífico compañero" para el heptacampeón mundial.

El propio Rosberg, de 24 años, consideró que su participación en Mercedes es "un sueño absoluto". Ser el primero que probará el nuevo vehículo la semana próxima en Valencia en las pruebas oficiales es "algo muy especial", agregó el piloto. Pero Schumacher también dará unas vueltas.

"Es una oportunidad fantástica tener a Michael como compañero", dijo Rosberg, cuyas dudas sobre su papel en el equipo como escudero de Schumacher quedaron disipadas tras hablar largo y tendido con Brawn.

"Había algunas dudas, porque Michael tiene una muy buena relación con Ross, pero estoy seguro de que ambos tendremos los mismos coches y las mismas oportunidades", zanjó la polémica, al menos hasta el Gran Premio de Bahréin el 14 de marzo, primero del año.

"Schumy" y Rosberg, que entró detrás de su compañeros, brillaron con trajes grises plata en el escenario negro. Schumacher paseó por el museo y pudo ver los coches con los que dio sus primeros pasos en el automovilismo con el equipo junior de Mercedes en 1991.

Pero es tiempo de mirar hacia delante. "Estoy ansioso por correr a un alto nivel. Mercedes tiene todos los ingredientes para ser campeón, pero al igual que en la cocina se necesita completar un buen menú", comparó. "No tengo nada que demostrar a nadie por mi edad", rechazó el piloto de 41 años, que aparentemente está tan en forma como siempre.

Zetsche pidió paciencia para el equipo: "Tenemos un objetivo claramente factible: queremos ser campeones mundiales. Esto no significa que vayamos a lograrlo el primer año. Somos un equipo nuevo, pedimos que nos den un poco de tiempo".

"No hay muchas estrellas mundiales alemanas, pero dos de las que hay se juntan en 2010. Michael Schumacher y Mercedes-Benz", dijo orgulloso Zetsche.

Pero lo que importa, sobre todo, es el coche. "Tendremos listo el automóvil el próximo domingo y pasaremos directamente a las pruebas", anunció el director deportivo de Mercedes, Norbert Haug.

"Estamos muy orgullosos. Creo que conseguimos un gran logro", dijo Haug sobre el auto. "Será una temporada emocionante y muy reñida. Hoy empieza el capítulo más importante de nuestra histoira de más de 100 años en el automovilismo deportivo", agregó.

Brawn, tras hacer campeón al coche que ahora hereda el nombre de Mercedes, cuenta como principales rivales para 2010 con Ferrari, McLaren-Mercedes y Red Bull.

"Pero no sabemos cómo están", aplazó el británico las valoraciones hasta que Fernando Alonso (Ferrari), Lewis Hamilton y Jenson Button (McLaren) y Sebastian Vettel se prueben sobre el asfalto el lunes en Valencia.
En Imágenes