Deportes

Con Basile se cumplió un ciclo sin alegrías y de mediocridad en Boca

Alfio Basile anunció, cuando se produjo su regreso a Boca, que "volvía la alegría”. Sin embargo, la realidad marcó que no obtuvo títulos, no pudo encontrar un equipo y jamás tuvo una línea definida de juego, algo que fue determinante para tiempo después presentar la renuncia.

Desde el entorno de Basile hicieron trascender por estas horas que el "Coco” se fue de Boca porque se sintió "traicionado”. La pregunta es ¿quién lo traicionó a Basile? Los dirigentes por no conseguir los refuerzos que solicitó, algo que todavía estaban a tiempo de lograr o los rivales que no tuvieron piedad de su equipo sin alma?.

Basile en su primer ciclo al frente del equipo de la ribera, entre 2005 y 2006, ganó todo lo que jugó, cinco títulos y ese fue el empujón que lo llevó a la selección. Luego del "marchamos” del seleccionado argentino, a Basile se le abrieron otra vez las puertas de Boca y quedó demostrado que las segundas partes no suelen ser buenas.

Con Basile como entrenador en el semestre pasado Boca no sólo no ganó nada, sino que ni siquiera llegó a entusiasmar, por lo endeble de su estructura. Boca, en este tiempo, dio la sensación de ser un equipo sin trabajo, que no tenía variantes colectivas y que sólo las individualidades lo podían salvar. Por eso, primero el equipo de Basile fue eliminado por Vélez de la Copa Sudamericana y luego penó durante seis meses en el torneo local, el Apertura 2009.

En el torneo pasado, Boca terminó undécimo, sumando siete victorias, seis empates y seis derrotas, logrando 28 goles a favor –un buen número, pero 24 en contra.

Más allá de lo que se diga o se vaya a decir por estos días, el ciclo de Basile comenzó a terminar cuando ex técnico del seleccionado argentino le presentó la renuncia a Carlos Bianchi, en el hotel Emperador, luego de la derrota en La Bombonera ante Godoy Cruz.

Ese día Basile se dio cuenta que no podía conducir ese barco a la deriva que era en ese momento Boca y que, como no lo pudo enderezar, lo sigue siendo. Las desmentidas sobre la renuncia de Basile nunca convencieron, pero se escondió la basura debajo de la alfombra y así terminó la historia.

Boca después de mucho tiempo, por el mal año que tuvo en 2009, no jugará esta edición de la Copa Libertadores, algo que no sólo provoca la pérdida de prestigio deportivo sino que también económico.

El ciclo de Basile no se terminó por la no llegada de los refuerzos, ni por las derrotas en Mar del Plata, sino que se produjo por un arrastre de cosas que todos sabían pero que nadie quiso o pudo encaminar.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|07:34
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|07:34
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016