Deportes

Patronelli: "Si el Dakar se corre en África, o nos vamos todos o nos quedamos todos"

Marcos Patronelli, flamante campeón de cuatriciclos del Dakar del Bicentenario, aseguró que si la competencia se traslada a África, una de las opciones que baraja la organización, "tiene que viajar el mismo grupo" que lo acompañó por la Argentina y Chile y anticipó que en un futuro piensa cambiar el quad por "un auto de rally".

Ya relajado y algo más descansado, Marcos le abrió a Télam las puertas de su casa en Las Flores, enfundado con un bermuda escocesa y con la característica camisa azul del equipo, atuendo que alternó durante las dos semanas del rally con el traje que se calzaba antes de subir al Yamaha Raptor 400, la máquina que este año le permitió alcanzar la victoria.

“Si el Dakar 2011 es en África, vamos todos para allá, porque para que viajen tres o cuatro no va”, sentenció Marcos, quien junto a su hermano Alejandro (segundo en la competencia) es acompañado por un nutrido grupo familiar que siguió a pie juntillas todas las cábalas de los chicos y cada una de las etapas.

Entre esas cabalas, no podía faltar el desayuno que les sirve poco antes del amanecer mamá Mónica, ni la vestimenta que nunca debían llevar sus otros hermanos y cuñados.
Marcos, quien el 1 de febrero cumplirá los 30 años, se apura de todas formas a aclarar que aún “es muy prematuro” hablar de correr en Africa y que falta tratar el tema con Yamaha.

Pero sí habla de un futuro lejano y revela que ya pensó que el día que no corra más en cuatriciclo va a subirse a un auto de rally, pero sólo cuando el físico no soporte más los embates del quad.

“Cuando el físico ya no de más para andar en cuatri, nos subiremos a un auto de rally, que no requiere tanto entrenamiento. Algo vamos a hacer”, apuntó Marcos.

Aunque habla en plural y siempre incluye a su hermano Alejandro, se apuró en aclarar que la de correr en coches es su opinión personal y que todavía no analizaron el asunto.

“Ale se armó un Chevrolet 400 de carrera, lo hizo como hobbie porque es fierrero y le gusta. Pero con él nunca tocamos el tema”, insistió.

La cronista de Télam irrumpió en la quinta de la familia Patronelli durante una calurosa tarde en Las Flores y en plena hora de la siesta, un lujo que aún sobrevive al paso del tiempo en la mayoría de los pueblos de todo el país.

Las pocas almas que transitaban por esas horas el barrio de casa bajas y pequeños chalets rodeados de árboles, se detenían y miraban indefectiblemente hacia un extremo y otro de la extensa calle de tierra donde viven los Patronelli con la esperanza de ver entrar o salir a sus nuevos ídolos locales.

De un lado de la calle está la quinta que alguna vez fue de sus abuelos y que con el paso del tiempo se fue agrandando a medida que la familia crecía. De hecho son cinco hermanos, cuatro varones y una mujer, Clarita, quien le lleva la prensa a los dos corredores. Todos trabajan también de lunes a viernes en la fábrica de acoplados de papá Roberto.

Enfrente, detrás de un paredón de cemento, se asoman dos de las casas rodante que llevaron a toda la familia por los más de 9.000 kilómetros del Dakar 2010.
Allí hay un helipuerto, una pista de cuatriciclos, donde los hermanos despuntan el vicio, un enorme galpón y una casa en construcción, todo abrazado por el más puro verde, donde elige hablar Marcos.

“No veo la hora de irme de vacaciones. Fue un regalo haber ganado el Dakar pero este año fue muy duro”, dice Marcos parado junto al Raptor.

El menor de los dos corredores asegura que en su vida “nada cambió” y que más allá de la alegría que signifió ganar el Dakar, sigue adelante con su “vida normal” aunque desde septiembre no va a trabajar a la empresa porque estuvo entrenando varias horas por día (ver recuadro).

Marcos mira para arriba y rememora la dureza de la etapa de Fiamabalá, en la que desertaron la mayoría de las máquinas que largaron este último Dakar, y la extensión de los caminos de Chile, que por momentos lo llevaron a pensar que no saldrían “nunca de ahí”.

También recuerda el sacrificio de las pocas horas de sueño: “Dormíamos poco, No es que sea un dormilón, porque yo duermo 8 horas por día, pero en el Dakar eran sólo cuatro. Levantarse de la cama costaba. Pero como es el rally estás ahí, tenés que levantarte y darle para adelante”.

“Encima, el día de descanso, la penalización me puso muy nervioso y no descansé nada”, recuerda sobre quel fatídico sábado 9 de enero en el que junto a Alejandro estuvieron a punto de dejar el rally por una sanción de tres horas que les fue impuesta por recibir ayuda externa y que luego la organización le retiró por faltas de prueba de los comisarios deportivos.

Cuando los rayos del sol se suavizaron y otros dos periodistas llegaron para hablar con el ganador del Dakar, Marcos eligió el momento más emotivo de este Dakar, su llegada a la meta, en Bolívar. “Sentí que se cumplía un sueño, durante 15 días ves muy lejos la llegada”.

“Te pasan muchas cosas por la cabeza, y venís acumulando y cuando llegue me largué a llorar. El día final te pega”, reconoce sobre ese instante en el que se proclamó ganador, con su hermano como escolta, en un perfecto 1-2 familiar.
Tampoco puede olvidar a toda la gente que cruzó por las rutas y caminos durante las 14 etapas del Dakar, ni la entrada a Buenos Buenos Aires o el recibimiento de su Las Flores natal

Pero hay algo que Marcos no resignaría nunca: “Dejar de correr. Cuando estás en carrera decís ’el Dakar no lo corro nunca más’, porque te pudren los sacrificios y las trabas que te ponen, pero cuando pasa el tiempo terminás diciendo ’esto es lo que sé hacer y me gusta’. Y volvés como siempre”.

Antes de terminar, aníma a los chicos que tienen la pasión por correr que lo hagan sin esperar tener grandes máquinas o pretendiendo salir a ganar.

“Nosotros arrancamos sin nada, con dos cuatriciclos totalmente estándar. Cuando empezás no te importa nada, vos tenes un cuatriciclo con cuatro ruedas y un motor, andás y corrés y qué te importa si salís primero o último. Cuando no ténes experiencia, agarrás un cuatri, un parrillero y te vas a divertir igual. Son las ganas que vos tengas para hacerlo”.
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|19:36
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|19:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes