Deportes

Cuando el fútbol se mezcla con el racismo en Croacia

Mientras siguen los festejos en las calles por la clasificación a la Eurocopa, símbolos nazis se multiplican en las tribunas de los estadios y emblemas fascistas son lucidos en banderas y tatuajes de los hinchas croatas.

Según una nota aparecida en la agencia dpa, y firmada por el periodista  Boro Raseta, el racismo contamina al fútbol croata.

A pesar de los rivales poderosos que le tocó enfrentar en su grupo, como Inglaterra y Rusia, la selección de Croacia se adueñó anticipadamente de una plaza en la Eurocopa 2008. Pero en su país, el fútbol se encuentra jaqueado por el racismo: las esvásticas y el odio a los extranjeros son moneda corriente.

El símbolo nazi es desplegado no sólo en las tribunas, sino que también aparece tatuado en el cuerpo de numerosos hinchas, y emblemas fascistas y chauvinistas son lucidos en banderas, bufandas y camisetas. Al mismo tiempo, los futbolistas negros son insultados por el color de su piel.

Pese al panorama, y a diferencia de lo que sucede en otros países europeos, dirigentes, políticos y funcionarios prácticamente no toman medidas contra el racismo dentro de los estadios y alrededor del fútbol.

"Este coqueteo con el neonazismo y el facismo sólo dañará a Croacia", señala Alen Budaj, historiador que investiga los crímenes cometidos durante el dominio de los fascistas croatas de la organización Ustachá, ligada a la Alemania de Hitler durante la II Guerra Mundial.

Y el símbolo de la Ustachá, la "U", aparece con mucha frecuencia también en los estadios y sus adyacencias. Durante la guerra civil en la década del noventa, la "U" fue utilizada como símbolo de lucha en las masacres perpetradas en Bosnia-Herzegovina.

Precisamente, en un partido internacional disputado recientemente contra la selección de ese país en Sarajevo, cientos de hinchas croatas formaron con sus cuerpos una gigantesca "U" sobre las gradas.

Simpatizantes de clubes tradicionales como el FC Hajduk han demostrado saber muy poco de la historia del conjunto que aman. En caso contrario, no hubieran adornado sus camisetas con la inscripción "Juventud Hajduk" acompañada de un águila, un símbolo que recuerda la era de Adolf Hitler. Sin dudas, los hinchas más jóvenes no saben que la totalidad del equipo del FC Hajduk adhirió en 1944 a los partisanos yugoslavos que se enfrentaron a la Ustachá y a la Alemania nazi.

Muchos hinchas del FC Hajduk no sólo son fascistas, sino también sumamente violentos. A un profesor universitario que los criticó por sus emblemas amanazaron con cortale una pierna. Esos mismos hinchas son los que "saludaron" con un concierto de silbidos y ruidos característicos de los monos a los tres brasileños que juegan para su equipo rival, el Dinamo Zagreb.

Para peor, el chauvinismo de los hinchas encuentra apoyo en el pensamientos de dirigentes deportivos de peso. Hace un año, el presidente de la federación croata de fútbol, Vlatko Matkovic, señaló: "Un negro no puede ser entrenador de la selección croata. No conozco ningún negro que sea técnico de una gran conjunto nacional".

Antun Vrdoljak, miembro croata del Comité Olímpico Internacional (COI) llegó más lejos aún: "Cualquiera de nuestros muchachos quiere convertirse en un Toni Kukoc o un Dino Radja, ¡pero ninguno quiere ser un negro!"

Por ese motivo, mientras el país festeja la clasificación a Austria/Suiza 2008, el fútbol de Croacia tiene más de una materia aún pendiente.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
2 de Diciembre de 2016|23:05
1
ERROR
2 de Diciembre de 2016|23:05
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016