El impredecible Raúl Castells, un emergente de la crisis argentina
Raúl Castells es una caja de sorpresas en sí mismo. Nacido en Rosario en 1950, en el seno de una familia humilde, se dedicó a los más diversos oficios desde muy pequeño, como la venta de diarios o el pulido de pisos. esta mañana lo detuvieron junto a su esposa, Nina Peloso por tomar la sede central del Banco Nación.
Este mediodía Raúl Castells demostró nuevamente su condición de “impredecible”, al intentar ingresar a la sucursal Plaza de Mayo del Banco Nación para llevar adelante una protesta “piquetera”.

Sin embargo, sus intentos fueron sofocados rápidamente, al ser arrestado por la policía, poco después de que se coartara otro intento, esta vez de su compañera, Nina Pelozo, de hacer lo suyo pero en el Banco Central.

No es la primera vez que ocurre algo así, ni será la última, ya que Castells es una caja de sorpresas en sí mismo.

Nacido en Rosario en 1950, en el seno de una familia humilde, se dedicó a los más diversos oficios desde muy pequeño, como la venta de diarios o el pulido de pisos.

Si bien en la actualidad se lo reconoce como un importante dirigente “piquetero”, Castells pasó gran parte de los años 90 trabajando como empleado de un almacén perteneciente a su propia suegra.

Recién a principios del año 98 ocurrirá algo que cambiará su destino por completo: luego de caer detenido, se decidirá a dedicarse a la militancia social.

Un año más tarde, en 1999, creará el Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados (MIJD) y se convertirá en el dolor de cabeza de los diferentes gobiernos de turno desde ese momento a la fecha.

Portador de una conducta impredecible, Castells es capaz de apoyar un día los reclamos de disconformes trabajadores de un hospital público, y al otro respaldar al campo en el marco de la discusión por la tristemente célebre Resolución 125.

En sentido similar, se ha atrevido a ser fracasado candidato a Presidente de la Nación durante las elecciones presidenciales de 2007, las mismas que consagraron a Cristina Kirchner para ocupar la primera magistratura.

Durante el año 2008, en una medición publicada por diario Perfil, su protagonismo lo llevó a estar entre las 30 personas más mencionadas por los medios de comunicación. “Nos ganaba Maradona, y estábamos encima de Julio Grondona, por ejemplo. Braga Menéndez nos dijo que habíamos conseguido algo que logra muy poca gente en el mundo: ser famosos”, aseguró el dirigente en esa oportunidad.

Castells es un provocador y lo sabe. Gusta destacarse por sus acciones de alto impacto en los medios de comunicación, como la ocupación de sucursales de McDonald's y supermercados para reclamar alimentos. Su accionar jamás es gratuito: ha sido detenido en reiteradas oportunidades, llegando a ser pasible de un juicio por extorsión en el año 2006, del cual salió finalmente absuelto.

Autodenominado como “contestatario del sistema”, Castells suele asegurar que está relacionado de alguna manera con los anarquistas de principios del 1900 y refuerza ese pensamiento al agregar que en la década del 80 perteneció al Movimiento al Socialismo.

A fuerza de creciente protagonismo, las anécdotas del piquetero cruzaron las fronteras argentinas y despertaron el interés del director australiano David Bradbury, especializado en cine político y social, quien realizó un documental sobre él y su movimiento llamado “Raúl El Terrible”.

Ninguna definición puede ser más oportuna para describirlo, sobre todo después de los acontecimientos de la jornada de hoy.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
31 de Agosto de 2014|05:14
1
ERROR
31 de Agosto de 2014|05:14
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"