El miedo a la recesión en EEUU tumba los mercados

El miedo a los efectos de la crisis subprime resurgió con virulencia ayer. El número de afectados crece. Las expectativas de recortes de tipos en EE UU ya no apaciguan los nervios. Los inversores son conscientes de que los elevados precios del petróleo y un euro en máximos reducen el margen de maniobra de la Reserva Federal.

Apenas hubo noticias nuevas pero el nerviosismo se apoderó de los inversores desde los inicios de la sesión. La fuerte caída de los mercados asiáticos ya presagiaba un mal día, un augurio que se fue confirmando con el paso de las horas. Y es que el mensaje negativo detrás de las actas de la última reunión de la Reserva Federal, pese a no afectar a Wall Street el martes, tuvo mucho que decir en el devenir de los mercados ayer.

El panorama económico se complica y ya en la última reunión de la Reserva Federal la decisión de bajar los tipos de interés fue muy ajustada. Las tensiones inflacionistas crecen con el petróleo rondando los 100 dólares por barril. Al mismo tiempo, las expectativas de crecimiento empeoran. De hecho, la autoridad monetaria espera una significativa desaceleración en 2008 y en concreto prevé un crecimiento entre el 1,8% y el 2,5%, inferior a su estimación anterior (2,5%-2,75%).

Este escenario cada vez más complejo no impide, sin embargo, que el mercado de futuros dé por hecho que la Reserva Federal bajará los tipos de interés un cuarto de punto hasta el 4,25% en la reunión que mantendrá el próximo 11 de diciembre. Algo que ya muchos inversores y analistas interpretan como 'pan para hoy y hambre para mañana'. Y una decisión que en cualquier caso, pese a la expectativa del mercado, no parece nada clara. 'Con el petróleo alrededor de 100 dólares y el dólar en zona de mínimos históricos a la Fed le va a costar tomar una decisión que debilite aún más al dólar', explica Ángel Olea, director de inversiones de Abante.

La reacción del mercado ayer también reflejaba esta incertidumbre. Las bajadas de tipos de interés practicadas por la Reserva Federal en las últimas reuniones sí lograron tranquilizar a los inversores. Sin embargo, una nueva sucesión de afectados por la crisis subprime como el mayor prestamista hipotecario Countrywide o Freddie Mac han acentuado el miedo de los inversores. Ahora se teme que lo peor esté por venir. La temporada de resultados ha aflorado pérdidas pero no será hasta final de año cuando se cierren y auditen las cuentas del sector financiero que se tenga un conocimiento veraz del alcance de la crisis. Los efectos en la economía tardarán más.

Las declaraciones del secretario del Tesoro de EE UU, Henry Paulson, lo recordaron en cierto modo. En una entrevista en el Wall Street Journal comentó que el número de impagos por subprime crecerá en 2008 respecto a este año y sugirió a las entidades mejorar las condiciones de crédito.

En este contexto de incertidumbre las pérdidas generalizadas se impusieron en los mercados. El Ibex perdió el 2,14%, la mayor caída en dos meses, en una sesión en la que tan sólo se salvó Inditex de la criba. En el resto de Europa las caídas oscilaron entre el 2,5% del Footsie británico y el 1,47% del Dax, provocadas fundamentalmente por la debilidad de las materias primas, la tecnología y el sector financiero.

En Wall Street los índices estuvieron a punto de caer por debajo de los mínimos del verano aunque al cierre recuperaron algo de terreno. Los indicadores económicos dieron una de cal y otra de arena pero finalmente el Dow Jones perdió el 1,62%, el Nasdaq, un 1,33% y el S&P 500, el 1,59%. El hecho de que hoy Wall Street estará cerrado por la fiesta de Acción de Gracias también explicaba para muchos las ventas que se produjeron ayer en Estados Unidos.

Los expertos esperan nuevas dosis de volatilidad hasta que no se concrete el impacto económico de la crisis. De momento, muchos inversores ya han optado por huir de la renta variable en busca de activos más seguros. En España la captación de depósitos en septiembre alcanzó un volumen récord y la renta fija sigue recibiendo dinero, algo que se volvió a repetir ayer.

La normalidad tardará en restablecerse. Ayer mismo los bancos acordaron suspender el mercado de cédulas hipotecarias (cover bonds) en Europa ante la falta de liquidez. El tipo interbancario diario, con todo, se mantenía en la zona del 4%, lejos del 4,7% que llegó a rozar en agosto cuando irrumpió la crisis. Eso sí, el euríbor a tres meses repuntó de nuevo ayer, otro síntoma de las tensiones actuales.
Opiniones (0)
26 de septiembre de 2017 | 13:22
1
ERROR
26 de septiembre de 2017 | 13:22
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Devastación en Puerto Rico tras el paso del huracán María
    26 de Septiembre de 2017
    Devastación en Puerto Rico tras el paso del huracán María