El cielo y las playas chilenas, elegidos por los mendocinos en Año Nuevo

"Año Nuevo en el Mar" -el espectáculo de fuegos artificiales de Valparaíso, Viña del Mar y Reñaca- convocó, una vez más, a miles de mendocinos que viajaron a las playas de la Quinta Región para esperar el 2010. Quiénes estuvieron, las fotos y videos, desde distintos puntos de la costa, en esta nota.

Desde Chile y con algunos días de anticipación, lo posicionaron como una de las tres celebraciones más grandes del mundo para recibir el 2010. Y claro, con esta presentación, nadie quiso quedarse afuera del gran acontecimiento de fuegos artificiales que contemplaría las principales ciudades turísticas de la Quinta Región del país trasandino -Valparaíso, Viña del Mar y Reñaca-.

“Año Nuevo en el Mar” -tal es el nombre del espectáculo de pirotecnia- reunió, una vez más, a una gran cantidad de personas, entre ellas, a miles de mendocinos.

Esperando el año nuevo en las playas de Reñaca, los Rodríguez, los Sat, los Lafalla y los Giol, todos de Mendoza.

Algunos aprovecharon el fin de semana para terminar el año en la costa; otros decidieron comenzar sus vacaciones el último día de 2009; todos llegaron con el mismo objetivo: esperar “las doce” en el majestuoso entorno que ofrece el mar, la costa y la exhibición de fuegos de artificio que recibió la llegada del nuevo año.

Los fuegos artificiales, desde Viña del Mar.

Para esta edición, con motivo del Bicentenario de la Independencia de Chile, el agregado estuvo en la cantidad de puntos de lanzamiento y el uso de los colores de la bandera chilena en el comienzo, que fue exactamente a las 0 y duró cerca de media hora.

Contemplar el espectáculo, alzar las copas, compartir la experiencia con la familia, brindar entre amigos o en pareja fueron algunos de los tantos momentos que vivieron los mendocinos en la playa de Reñaca.

Durante treinta minutos se encendió la costa de Reñaca.

Sociales estuvo en la costa chilena. En ese lugar, el color lo dio la mayoría de chilenos, quienes desde horas tempranas ocuparon los sectores que brindaban mejores vistas para ver los fuegos artificiales. Allí se pudo apreciar un festejo netamente popular.

Un zumbido interminable comenzó a las 23.50. Zumbido que luego fue griterío hasta pasadas las 0.30, momento en que tuvo final el espectáculo lumínico. Las casi 30.000 detonaciones que hubo, desde la costa y sobre el mar, enmudecieron a las multitudes.

Pero no privaron a nadie del brindis de Año Nuevo. Con diversas bebidas y en algunos casos sin copas. Improvisado y diferente para los mendocinos. Con los pies sobre la arena, para más datos.

Ahora, una panorámica desde el Sector 2, de Reñaca.

No te pierdas la galería de fotos. En las próximas entregas, los mendocinos en las playas chilenas.

En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial