La revista Nature publica dudas sobre la cadena evolutiva humana

Según la revista “Nature”, el “Homo erectus” no desciende del “habilis”. Esta teoría siembra interrogantes sobre la relación evolutiva, ya que si el segundo hubiera surgido del primero no sería razonable la convivencia en el mismo terreno.

En un estudio publicado en ’Nature’ se sostiene una teoría de la evolución humana muy diferente de la que, en la actualidad es la más aceptada. Básicamente, los autores niegan que el homo ’habilis’ proceda del ’erectus’, según la edición digital de “El Mundo”.

El lago Turkana, llamado en tiempos coloniales lago Rodolfo, podría ser conocido por su extensión -6.405 km2-, por sus cocodrilos o por su color. Pero probablemente sea más conocido por sus hallazgos paleontológicos.

Según reproduce el portal español, los principales restos fósiles hallados corresponden a dos homínidos. Uno de ellos es una mandíbula de un ’homo habilis’ de 1,44 millones de años de antigüedad. El otro es de un ’homo erectus’ de 1,55 millones.

Lo relevante es que se trata de dos homínidos bien conocidos que vivieron en la misma zona y, casi, en la misma época. Es más; sobre la base de otros hallazgos, parece que ’habilis’ y ’erectus’ "convivieron" durante medio millón de años.

Para los autores del artículo, esta coexistencia siembra dudas sobre la relación evolutiva entre ’habilis’ y ’erectus’.

Desde su punto de vista, si el segundo hubiera surgido del primero no sería razonable esperar que convivieran "pacíficamente" en el mismo terreno durante tanto tiempo, pues habrían competido por el mismo nicho ecológico.

Los autores sostienen que las dos especies aparecieron mucho antes, y que cada una encontró su propio nicho.

Según transcribe “El Mundo”, otro aspecto relevante es la supuesta existencia de un notable "diformismo sexual" en el erectus; es decir, rasgos muy diferenciados entre machos y hembras -por ejemplo, en el tamaño del esqueleto-.

Los investigadores deducen esta característica del pequeño tamaño de cráneo del ’erectus’, que atribuyen a una hembra. De ser cierto, resultaría un hallazgo muy notable por cuanto le acercaría a especies más primitivas, como el gorila.

El artículo está firmado por los siete miembros del equipo de investigación. Dos de ellos son Louise Leakey y su madre Meave, que fuera esposa de Richard Leakey, el "descubridor" de Homo ’erectus’.
En Imágenes