Eclipses, cometas y satélites: cómo veremos el cielo este año

El hallazgo de agua en la Luna y en Marte fueron los hitos más destacados de 2009. Este año tendremos todo tipo de eventos celestes y de misiones científicas que ayudarán a comprender la bella complejidad del Universo.

2009 fue el Año Internacional de la Astronomía. A 400 años de las primeras observaciones realizadas con telescopio por Galileo y la publicación de Astronomia Nova de Johannes Kepler, no sólo la bóveda celeste ha sido pródiga en fenómenos astronómicos, sino que al menos una decena de descubrimientos científicos han cambiado el conocimiento, siempre provisorio, que tenemos del Universo.

Seis eclipses y lluvias de estrellas pusieron acción al cielo nocturno durante todo el año. Dos eclipses de Sol y cuatro de Luna asombraron una vez más a los habitantes de la Tierra. En enero pudo verse por primera vez a Saturno sin sus anillos y el cometa Lulin C/2007 N3 atravesó en febrero el horizonte del Hemisferio Sur. Y el 31 de diciembre un eclipse parcial de Luna en el Hemisferio Norte, llamado “Luna azul” por ser la segunda en fase llena del mes, cerró el año de espectáculos celestes.

El hallazgo de agua en la Luna y en Marte, el impacto de un enorme meteorito en Júpiter, el asteroide que explotó sobre Indonesia y la detección de un planeta “gemelo” de la Tierra, fueron algunos de los descubrimientos astronómicos e hitos más relevantes.

En este 2010 habrá cuatro eclipses y el primero será muy pronto: el 15 de enero se producirá un eclipse anular de Sol. Más adelante, ocurrirá un eclipse parcial de Luna (26 de junio), un eclipse total de Sol (11 de julio) y un eclipse de Luna el 21 de diciembre. Y como siempre, lluvia de meteoros.

En cuanto respecta a visitantes más importantes, se espera que el cometa 2P/Encke, el de menor período de todos los conocidos hasta el momento (3.3 años), retorne a las proximidades de la Tierra el 12 de agosto de 2010.

Agua en Marte

El hallazgo de agua, pura y helada, en Marte causó un profundo impacto entre los científicos. Su detección cerca de la superficie de algunos cráteres ha llevado a los estudiosos a inducir que existen capas de hielo enterradas en todo el planeta.

Un depósito de hielo en la Luna en una foto de la NASA.

Los investigadores también teorizan que gran parte de la superficie del planeta rojo pudo haber estado cubierta por un enorme océano, en tanto se lanzan a la búsqueda de agua en estado líquido.

Para el doctor en Astronomía Richard Graham, Jefe de los departamentos de Geomática, Geodesia, Geofísica y Astronomía del Crycit, “este descubrimiento es uno de los más importantes en varias décadas. Que se haya determinado que una vez hubo agua en el planeta Marte es de importancia capital para la astronomía. Esto se ha verificado a través de las investigaciones del Mars Spirit y otros orbitadores.

“Lo importante de esto es preguntarse qué pasó con el agua en ese planeta. Si alguna vez fue un planeta con océanos como la Tierra, ¿qué pasó con el agua?”, se pregunta Graham, especialista en Astronomía dinámica.

El científico estadounidense, radicado en Mendoza desde 1982 afirma que “este hallazgo no deja de ser un llamado de atención para los seres humanos en tanto que tenemos como problema el calentamiento global. Más allá de la discusión sobre este tema dentro de la comunidad científica, la opinión que prevalece es que hay calentamiento global. Y si vemos un planeta en que ocurrió algo que hizo desaparecer toda el agua, hay que pensar en cuidar los recursos que tenemos en la Tierra”.

Agua en la Luna

En octubre de 2009 la sonda LCROSS cayó en el cráter lunar Cabeus. El impacto levantó una nube de materiales que, rápidamente analizados, dieron como resultado el hallazgo de agua helada. En noviembre la NASA anunció el descubrimiento de agua en grandes cantidades.

Esta novedad abre un impactante abanico de nuevas posibilidades en el desarrollo de la exploración espacial. En este sentido, Graham sostiene que “el descubrimiento de agua en la Luna es fundamental porque si algún día queremos establecer una colonia allí, el saber que hay agua ayuda bastante. Implica que ya hay un recurso básico allí y que no es necesario transportarlo”

El WISE

Al hallazgo de Corot-7b, un planeta semejante a la Tierra distante a 400 años luz; el colosal bombardeo de un cometa que sufrió Júpiter; las visitas de varios asteroides y la explosión de uno de ellos sobre el cielo de Indonesia el 8 de octubre; la obtención del primer mapa completo de Mercurio gracias a la sonda Messenger, la detección de un agujero negro masivo y gigantesco en la galaxia M87; el gran logro del telescopio espacial Hubble que consiguió captar objetos a 600 millones de años después del Big Bang, o sea, a 13.100 millones de años luz de la Tierra, Graham le suma el lanzamiento del satélite WISE (Wide –Field Infrared Survery Explorer)

“Este lanzamiento es relevante porque va a observar mediante rayos infrarrojos, que es una banda del espectro electromagnético, la existencia de objetos en nuestra galaxia, objetos como asteroides y cometas que potencialmente podrían colisionar con la Tierra. Con este satélite hay más oportunidades de estudiar sus órbitas y prever su proximidad con nuestro planeta”, explica el investigador del CONICET.

El astrónomo se entusiasma al detallar que “los datos de las observaciones del WISE los tendremos durante 2010 y el resultado de esos análisis serán más que interesantes”.

“Hay un montón de satélites en órbita que envían un alud de información constantemente. Por ejemplo, el satélite Fermi de la Agencia Espacial Europea observa los rayos gamma y con ello podemos acercarnos a ver las explosiones de supernova. Hay satélites que observan rayos X, otros que estudian rayos ultravioleta. En verdad, todo este conjunto de satélites sumados a las observaciones terrestres, está produciendo un alud de información demostrando que nuestro universo es mucho más complejo de lo que creíamos”, sostiene Graham.

El especialista en el movimiento de cuerpos celestes reflexiona: “Hace apenas unas décadas hablábamos de nueve planetas, de nuestra galaxia y de la galaxia de Andrómeda. Ahora sabemos que hay objetos como agujeros negros en el centro de las galaxias, que hay objetos que emiten rayos gamma, rayos X, rayos ultravioleta, ondas electromagnéticas, etcétera. El conocimiento que estamos adquiriendo es mucho más complicado. Por ejemplo, ya hay objetos que se llaman Plutoid en referencia al ex planeta Plutón y porque comparten las mismas características”.

2010: eclipses, cometas y satélites

Más allá de los eclipses que se producirán este año y del retorno del cometa 2P/Encke, para Graham lo relevante será el trabajo del satélite Kepler.

El Sol y sus explosiones termonucleares.

“El Kepler tiene la función de detectar planetas extrasolares y en particular planetas con una masa semejante a la de la Tierra. Es muy difícil detectar un planeta porque los métodos de la detección es la observación de pequeñas variaciones en la velocidad del planeta que debe ser bastante masivo para apreciar esa variación. El satélite Kepler usa otro método basado en las variaciones de brillo y luz. Entonces puede detectar planetas menos masivos, por lo tanto más semejantes a la Tierra. Lo que nosotros queremos saber es si hay planetas como la Tierra alrededor de otras estrellas y si hay posibilidad de vida en ellos. Lo que halle la misión Kepler va a ser muy importante”, destaca.

Para Graham otra misión sumamente importante será Gaia, de la Agencia Espacial Europea, aunque su lanzamiento está previsto para 2012. “La Agencia Espacial Europea lanzó en 1989 el satélite Hipparcos para determinar las distancias de las estrellas, los paralajes de las estrellas, e implicó un salto muy grande en el conocimiento de las distancia. Antes de la publicación del catálogo de Hipparcos en 1997, el catálogo más completo de distancias tenía 10.000 paralajes. Con Hipparcos se obtuvieron 118.000 mediciones. Con Gaia la idea es medir mil millones de distancias”, asevera entusiasta.

Y agrega que “esto va a revolucionar totalmente la comprensión de nuestra galaxia, porque va a proporcionar información fidedigna de las distancias. Esto va a ser un aporte esencial al desarrollo del futuro de la astronomía”.

En cuanto a las explosiones solares, cuya detección y análisis están llevando a cabo varias sondas, entre ellas la Ícaro, se prevén inicialmente tres períodos de gran intensidad: del 1 al 15 de abril, del 29 de abril al 12 de mayo y del 26 de mayo al 9 de junio.

“Este fenómeno se repite periódicamente. La actividad máxima solar ocurre cada once años, a veces con hay una cierta variación y la próxima está prevista para 2012. El máximo solar interfiere directamente con las comunicaciones en la Tierra porque implica más fulguraciones solares en las que hay una enorme emisión de partículas cargadas desde el Sol hacia la bóveda celeste incluida la Tierra”, detalla Graham.

Y agrega que “esas partículas interactúan con el campo magnético de la Tierra produciendo alteraciones en las comunicaciones. La periodicidad de la actividad solar se puede predecir. Lo que no se puede predecir es la intensidad de la explosiones termonucleares en la superficie del Sol. Es casi como un cañón gigante”.

Patricia Rodón

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (2)
3 de Diciembre de 2016|19:05
3
ERROR
3 de Diciembre de 2016|19:05
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. en el cohete hipersónico que construyó Menem y que nos iba a llevar a Japón en 30 minutos... <:-D Hablando en serio, muy interesante tus notas Patricia Rodón, me gustó la de los mayas...
    2
  2. algo en el cielo
    HACE 20 MIUNTOS EN LA CIUDAD DE MALARGUE, SE PUDO VER UNA LUZ EXTRAÑA QUE CAIA DEL CIELO, TENIA FORMA COMO DE COMETA PERO NOSE BIEN QUE ERA, TIENEN ALGUNA INFORMACION??
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016