El último "descendiente" de Drácula falleció en la pobreza en Alemania

Ottomar Rodolphe Vlad Drácula Príncipe de Kretzulesco, considerado "descendiente" del más conocido vampiro del mundo, falleció en Alemania a los 67 años de edad víctima de un tumor cerebral, sumido en la pobreza tras perder el palacio en el que residía a las afueras de Berlín.

Panadero de profesión y posteriormente propietario de una tienda de antigüedades, Ottomar Berbig, como rezaba su nombre original, se convirtió en 1990 en familiar del legendario Conde Drácula al ser adoptado por la princesa rumana Ekaterina Olympia Kretzulesco.

La anciana, centenaria entonces y sin descendencia directa, temía fallecer sin dar continuidad a una línea familiar directa de Vlad Tepes, conocido también como Vlad el Empalador, el noble rumano y pesadilla de los invasores turcos que murió en 1447 y cuya figura inspiró el personaje de Bram Stoker.

La prensa alemana revela hoy que el Drácula de Brandeburgo falleció en la madrugada del pasado domingo en un modesto piso de la localidad de Königs Wusterhausen, al sureste de Berlín, en los brazos de su joven esposa, con la que tuvo un hijo varón el pasado año que podrá continuar la estirpe familiar.

Hasta hace poco, Ottomar Rodolphe Vlad Drácula Príncipe Kretzulesco residió en el palacio de Schenkendorf, una mansión de 50.000 metros cuadrados y 46 habitaciones, que convirtió en el centro de sus excéntricas actividades sociales.

Entre ellas destacaban sus benéficas "fiestas de chupadores de sangre", con las que fomentaba los donativos de líquido vital para las clínicas y hospitales de la región.

A la fama saltó en todo el país en 2002 cuando, para protestar contra la reforma comunal de Brandeburgo y la amenaza de expropiación de su palacio, declaró la independencia simbólica del Principado de Drácula en los terrenos de su propiedad inmobiliaria.

Mientras el Príncipe de Kretzulesco dijo estar dispuesto a luchar "hasta verter la última gota mi sangre", su rival político de entonces y ministro del Interior de Brandeburgo, Jörg Schlöndorf, declaró ofrecerle su arteria, "aunque creo que se dejará los dientes si trata de morderla", advirtió.

Un año después se presentó como candidato del Partido Liberal (FDP) para las elecciones municipales y comunales y consiguió un mandato en la circunscripción de Dahme-Spreewald.

En esa función "fue siempre muy irónico en todas las discusiones. Con ello demostró que la política no debe ser tomada siempre absolutamente en serio", recuerda el también político liberal Raimund Tomczak en declaraciones que recoge hoy el rotativo "Der Tagesspiegel".

Tomczak subraya que la enfermedad le robó sus últimas fuerzas, a la vez que se le acabaron los fondos para mantener el palacio de Schenkendorf, que será subastado próximamente.

El correligionario del "vampiro alemán" espera que parte del dinero de la subasta sirva para garantizar la educación de su hijo, bautizado como su padre con el nombre de Ottomar Rodolphe Vlad Drácula Príncipe de Kretzulesco y al que su madre y familia llaman simplemente Otti.
En Imágenes