Deportes

Trabajar contra el estigma Rijkaard, el desafio de Guardiola

El deleite con uno mismo fue el principio del fin de la era de Rijkaard, también muy significativa para el club, que ganó bajo el mandato del holandés dos ligas y la segunda Champions  de su historia.

Seis títulos en un año, el récord imposible: ese es el fabuloso legado 2009 de Josep Guardiola en el Barcelona, que empieza a preguntarse cómo hacer ahora para no caer en el "estigma Rijkaard".

Los azulgrana consiguieron en un año lo que nadie en el mundo del fútbol, pero el martes ya debieron regresar de nuevo al trabajo porque el show debe seguir y los frentes abiertos son demasiados como para regodearse en el paraíso de los logros.

Justamente ese deleite con uno mismo fue el principio del fin de la era de Frank Rijkaard, no tan exitosa como la actual pero sí muy significativa para el club, que ganó bajo el mandato del holandés dos ligas y la segunda Liga de Campeones de su historia.

La confianza dentro de la intimidad barcelonista de que aquellos días no se repetirán, por más que se es consciente de que es prácticamente imposible repetir cada éxito, se basa en el perfil de trabajador obsesivo de Guardiola.

"Lo que es seguro es que no habrá relajación, más allá de los resultados, porque nos inculca siempre toda la ambición posible", destacó hoy Daniel Alves de su entrenador.

El brasileño, junto a su compatriota Maxwell y al argentino Gabriel Milito, representan una pequeña muestra de esa llama votiva futbolera que el técnico quiere que arda en sus jugadores: pese a tener permiso hasta el 2 de enero para disfrutar de sus vacaciones, los tres ya se entrenan junto a sus compañeros.

"Echaba de menos a mis compañeros, se me hacían demasiado largas las vacaciones y además, perderemos gente con la Copa de África y hay que seguir mejorando", remató el lateral para goce de Guardiola.

Aunque ya se encargó en la charla del martes de hacer olvidar los seis títulos a sus futbolistas, "Pep" tendrá la ayuda de un enero bestial para que carguen rápido las baterías. Al Barcelona le esperan siete partidos, tres de ellos ante el Sevilla -dos por los octavos de final de la Copa del Rey y uno de Liga-.

Y el sábado, el Villarreal en el Nou Camp en el regreso del campeonato, donde el Barcelona es líder dos puntos por encima del Real Madrid.

Para recuperar tono muscular, el cuerpo técnico desarrolló un intensivo plan de trabajo, que hoy incluyó un doble turno.

"El futuro es negro", dijo Guardiola cuando todavía no era campeón del Mundial de Clubes, anticipando a una afición tradicionalmente afecta a ver el lado negativo que repetir lo hecho es imposible.

Pero sí trabaja para que aquella descomposición del ciclo Rijkaard no se repita. "No sé lo que pasó en el 2007, pero no veo que este grupo se vaya a acomodar porque nos queda mucho por jugar", afirmó Maxwell.

Lo que resta de temporada demostrará si las palabras de los jugadores van en consonancia con la obsesión de Guardiola.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
2 de Diciembre de 2016|19:20
1
ERROR
2 de Diciembre de 2016|19:20
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016