Deportes

La URBA debe replantearse su negativa al Pladar

El año que está a punto de iniciarse le generará un dilema a los dirigentes de la Unión de Rugby de Buenos Aires (URBA): deberán decidir si se mantienen firmes en la decisión de no permitirles actuar en el torneo local a los jugadores rentados del Pladar, o si cambian de parecer.

El año pasado, cuando se creó el plan de alto rendimiento, surgieron voces en contra en el seno de la unión porteña, cuyos dirigentes optaron por darle un año de plazo a los rugbiers para que tomen su decisión.

Y hasta el momento no se han manifestado en contrario. Por lo tanto, los jugadores de clubes de la URBA que integran el Pladar deberían decidir en el mes de marzo si renuncian al mismo y en caso de no hacerlo no podrían actuar por sus clubes.

¿Es lógico? Desde todo punto de vista la respuesta es... íNo!

"No pienso que no me vayan a dejar, lo veo muy lejano. En mi club me apoyaron, me dijeron que aunque esté en el Pladar, debía jugar en el club también. La verdad que no quiero parecer irrespetuoso con nadie, pero... ¿cómo no vamos a poder jugar para nuestro club de toda la vida? Desde los 6 años, mis prioridades no cambian, me entreno igual que antes, sólo que ahora nos dan la posibilidad de estar mejor preparados cuando vamos a competir afuera", señaló Francisco Albarracín, medio scrum de La Plata, en una nota realizada por la página web Rugbytime.

Y su respuesta, a diferencia de la de los directivos, es totalmente lógica.

Los argumentos que van en contra del Pladar, más allá de la cuestión del profesionalismo, giran en la ventaja que tienen los clubes que cuentan con jugadores afectados al Plan, que, obviamente, tendrán una mejor preparación que los que no tienen rugbiers en el mismo.

Es cierto que esos clubes tendrán una ventaja extra, pero considerando que los jugadores no han sido elegidos al azar, sino por sus méritos, esos clubes ya tienen esa ventaja, porque cuentan con jugadores de grandes cualidades rugbísticas y proyección.

La otra contra que se le atribuye al Pladar es que se convertiría con el tiempo en una plataforma para hacer saltar a jugadores del rugby amateur local al rugby profesional de Europa. Es una afirmación cierta, pero es algo que no se puede manejar.

¿Cuáles serían las consecuencias que generaría la URBA si no cambia su forma de pensar?: los jugadores deberían optar entre seguir jugando en sus clubes o estar dentro del Pladar.

Si eligen continuar en sus clubes, seguirían defendiendo sus colores y compartiendo el rugby con sus amigos de toda su vida. Pero perderían bastante terreno en su carrera por acceder a un seleccionado nacional, la otra gran motivación que tiene cualquier rugbier desde que pisó una cancha.

En cambio, si optan por seguir en el Pladar, no podrían actuar en sus equipos y deberían irse a jugar al interior del país, donde aceptan el Plan. Algo totalmente ilógico dentro de un rugby de clubes que es amateur.

El rugby de la URBA se conforma por clubes, que a su vez se conforman con jugadores. La base de la pirámide la conforman éstos últimos y los dirigentes, que ya no son jugadores, deben obrar en beneficio de los mismos, más aún en un deporte amateur.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
4 de Diciembre de 2016|12:56
1
ERROR
4 de Diciembre de 2016|12:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016