Deportes

Lula pide un esfuerzo para aumentar la cosecha de medallas en Río

El presidente de Brasil hizo un vehemente llamamiento a que el país realice pesadas inversiones y un esfuerzo intenso para convertir al país en una potencia olímpica en los Juegos de Río de Janeiro 2016.

El presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, hizo un vehemente llamamiento a que el país realice pesadas inversiones y un esfuerzo intenso para convertir al país en una potencia olímpica en los Juegos de Río de Janeiro 2016.

"Brasil no llegará a los Juegos (de Río) para disputar una insignificante media docena de medallas. Cada ciudad debe convertirse en una ciudad olímpica. En cada favela de Río de Janeiro debemos buscar a ese muchacho a quien le gusta pelearse y golpear a los demás y llevarlo a luchar boxeo. Vamos a entrenarlo para conquistar una medalla de oro en boxeo", expresó el mandatario.

La exhortación de Lula fue formulada en un encendido discurso improvisado que pronunció anoche en Río, al ser galardonado por el Comité Olímpico Brasileño (COB) con el título de "Personalidad del Año", por el papel vital que jugó en la victoriosa campaña carioca por conquistar el derecho a organizar los Juegos de 2016.

En su discurso, aclamado en delirio por el público presente en el gimnasio Maracanazinho, Lula exhortó el sector privado a aumentar sus inversiones en el deporte olímpico.

"Necesitamos la ayuda de los empresarios. Una empresa que decide patrocinar a un medallista no está ayudando el deporte, sino explotando la imagen del atleta. Lo que yo quiero ver es que el empresario invierta para convertir a 'Zezinho' de (la favela carioca) Manguinhos en un atleta olímpico. Es necesario ayudar a financiar el deporte en el país", sostuvo.

El mandatario prometió además que, pese a que ya no estará en el gobierno en 2016, luchará por el éxito de los Juegos Olímpicos de Río: "Ya no seré presidente a partir del 31 de diciembre de 2010. Pero, en la calidad de ciudadano brasileño, tengo la obligación de dedicar cada minuto de mi vida para ayudar a los que estarán en el gobierno a hacer de esa edición de los Juegos Olímpicos la más organizada del mundo".

Según Lula, pese a que estará organizando los Juegos Olímpicos por primera vez en su historia, Brasil tiene una ventaja sobre los países industrializados: "Tenemos algo que ellos no tienen. Tenemos un alma del tamaño del Pan de Azúcar (el cerro que es una de las tarjetas postales de Río), un corazón que puede hacer la diferencia.

En el discurso improvisado, Lula arrancó risas del público al recordar los momentos de tensión y expectativa que vivió el 2 de octubre pasado en Copenhague, cuando el Comité Olímpico Internacional (COI) anunció a la sede de los Juegos de 2016, que era disputada por Río, Chicago, Madrid y Tokio.

"Yo estaba muy preocupado. Brasil ya había sido derrocado en tres ocasiones y yo sabía que había un prejuicio hacia nosotros. En el día de la disputa, aterrizó el avión de (Barack) Obama (el presidente de Estados Unidos) y lo único que exhibían en la televisión era ese avión. Yo no entendía nada de lo que decían en la televisión, pero ese avión apareció más que yo", recordó.

Lula recordó que no creía que Madrid pudiera derrotar a Río, "porque Londres realizará (los Juegos) en 2010 e Italia quiere realizar en 2020. No podría haber tres Juegos consecutivos en Europa".

"Pero, cuando excluyeron a la ciudad del hombre (Chicago, de Obama), y luego Tokio, saltó una duda, porque había un dirigente del COI, Samaranch, quien está allá desde 140 años. Decían que ese tipo mandaba en todo el mundo, que iban a votar por Madrid por él", reveló.

El presidente brasileño también comentó su emotiva reacción a la victoria de Río en la disputa: "Ustedes saben que un presidente no puede llorar. Por eso, a cada momento yo agarraba el pañuelo como si fuera secar el sudor del frente y lo ponía en el rostro... Cuando anunciaron (el triunfo carioca) yo me di cuenta de que nunca me moriré de infarto, si no habría muerto en aquél momento, por toda la emoción".
En Imágenes